Rosberg lo atribuye a la falta de personal

Mercedes sigue teniendo problemas con el desarrollo continuo de su coche de esta temporada. Aunque el foco principal de la marca alemana ya está trabajando en el bólido del 2011 recientemente han incorporado un difusor soplado que ha sido problemático.

En las últimas carreras, los gases calientes se estaban quemando y distorsionaba el difusor, y las mejoras fueron llevadas a Spa-Francorchamps para el Gran Premio del pasado fin de semana.

Ross Brawn, jefe del equipo, se mostró poco optimista con el rendimiento de sus evoluciones.

"Aún estamos teniendo problemas con el difusor. Todavía no trabaja de la forma en la que deseamos, esto es un poco frustrante", admitió.

Este estado de ánimo difiere mucho del heptacampeón del mundo que se muestra muy optimista con el trabajo de los ingenieros. "Es cierto que la misma gente que construyó este coche está construyendo el siguiente, pero también es cierto que esta gente hizo el coche de 2009, que ganó el campeonato", dijo el alemán.

"Nuestros desarrollos han trabajado mejor que en anteriores carreras", dijo Michael Schumacher el sábado a Auto Motor und Sport.

Su compañero de equipo Nico Rosberg, cree que otro factor que contribuyó a la anomalía de 2010 en Mercedes GP fue el número en la plantilla de ingenieros. "No debemos olvidar que Mercedes desarrollado este coche con unas 400 personas, mientras que Ferrari, Red Bull y McLaren aún tienen 800 o más. Pero durante el invierno, estos equipos tienen que seguir su ejemplo a causa de la PAC acordada con el personal. Así que eso es una ventaja para nosotros", dijo Rosberg en una entrevista con el Frankfurter Rundschau.
Redacción - Verónica Nogales - Infomotor Network, SL