Era un secreto a voces pero al filo de la media tarde del martes se hizo oficial: Robinho es nuevo jugador del Milan. El crack brasileño firmó su nuevo contrato por cuatro temporadas tras pasar el oportuno reconocimiento médico y el Milan pagará 15 millones por su traspaso al City.
Se desconocen las cifras de una operación que podría provocar la salida de Borriello de la entidad italiana en las próximas horas. Con la llegada de Robinho, se completa un tridente mágico brasileño junto a Ronaldinho y Pato, a lo que se une la reciente incorporación del sueco Zlatan Ibrahimovic.
Un ataque de ensueño que ha devuelto la ilusión a la afición 'rossonera' de cara a la nueva temporada. Curiosamente, y para añadirle más picante al traspaso, la llegada de Robinho a Milán implica que el brasileño volverá al Santiago Bernabéu, su antigua casa, en la fase de grupos de la Liga de Campeones.