El Comité de Disciplina Social de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) tomará la semana que viene una decisión sobre el caso del presunto amaño de partidos por parte del Hércules la temporada pasada, pero en caso de fijar una sanción ésta será recurrible ante un comité de la propia Liga

Tras escuchar la declaración de varios de los presuntos implicados, los tres expertos que forman el Comité de Disciplina Social se pronunciarán en una semana sobre la apertura o no de un expediente, que podría desembocar en una sanción, según explicaron a Efe fuentes de la Liga.

El Artículo 69 (apartado 2, i) de los Estatutos Sociales de la Liga tipifica, en su apartado sobre régimen disciplinario, como falta muy grave "las actuaciones dirigidas a predeterminar, mediante precio, intimidación o simples acuerdos, el resultado de un partido o competición".

La sanción para estas conductas puede ir desde el apercibimiento, al descenso de categoría "cuando el incumplimiento revistiese especial gravedad".

También contemplan los estatutos la expulsión, temporal (de tres a cinco años) o definitiva, de la Sociedad Anónima Deportiva o Club, cuando el incumplimiento revistiese especial gravedad y concurriese la agravante de reincidencia.