Robinho, Ronaldinho, Ibrahimovic y Pato. Esa será la temible (en teoría) delantera que visitará el Santiago Bernabéu para enfrentarse al Real Madrid en la fase de grupos de la Champions. Más allá de la visita de los ex-barcelonistas, todo el morbo lo pondrá el regreso de uno de los jugadores más díscolos que ha vestido la camiseta blanca.
El brasileño Robinho, pese a dicho morbo, aseguró que le gustaría vencer en el Santiago Bernabéu, “un estadio mágico”, pero comentó que no busca “una revancha” sino “nuevas emociones con la camiseta ‘rossonera’”.
Robinho se encuentra con el resto de su selección en Barcelona, donde están preparando un stage de entrenamiento que durará hasta el 7 de septiembre. Preguntado por quién cree merecedor del Balón de Oro, tan en boca de todos en estos días, Robinho se decantó por jugadores de la ciudad que le acoge estos días: “Hay muchas candidaturas. Yo apuesto por el tridente Iniesta, Xavi y Messi. No logro escoger a uno”.