Desvelamos algunos rumores de cara a la nueva reglamentación

La revista italiana Autosprint ha desvelado las primeras filtraciones sobre la normativa de la Fórmula 1 en 2013: Los monoplazas volverán a ser propulsados por motores turbo y tendrán una potencia de 650CV. Además, el efecto suelo podría volver a la F1.

Espectáculo y respeto por el medio ambiente. En estas dos direcciones quiere evolucionar la Fórmula 1 y precisamente por esto ya han empezado a reunirse personalidades del deporte, para elaborar la normativa del 2013, temporada en que se prevén grandes cambios.

Según ha informado la publicación italiana Autosprint, un grupo de trabajo formado por ingenieros de distintos equipos de Fórmula 1 con esa intención.

La misma revista hizo eco de varios rumores. Por ejemplo, los motores turbo volverán a ser una realidad y proporcionarán una potencia de 650CV. Los propulsores serán de 1,5 litros y cuatro cilindros y cada piloto dispondrá de un máximo de cinco por temporada.

También se ha hablado sobre la posible vuelta del efecto suelo, para mejorar los adelantamientos. De esta forma la mayoría del downforce sería generado debajo del coche, en lugar de en los alerones y en los diversos apéndices aerodinámicos, que empeoran el flujo de aire que llega a los monoplazas que ruedan detrás de otro.

Esta tecnología no es nueva, sino que se instauró en la Fórmula 1 por primera vez a finales de los años 70. No obstante, poco después fue prohibida, ya que aunque los coches conseguían mucho grip en los virajes, cuando estos rodaban a altas velocidades eran inestables.

Según Autosprint, la mayoría de equipos están de acuerdo con lo hablado.
Redacción - Martí Muñoz - Infomotor Network, SL