El suspenso en la prueba de flexibilidad

Según ha admitido la propia escudería Red Bull, el RB6 no se adapta a las rectas de circuitos como el de Spa o el de Monza. Esto era bien conocido por los aficionados. En circuitos como el de Singapur es donde el equipo quiere volver a dominar, como ha hecho durante gran parte de la temporada. Sin embargo, no todos en el paddock piensan igual.

Y es que parece que las nuevas pruebas de flexibilidad impuestas por la FIA podrían haber acentuado el bajo rendimiento de los Red Bull en el Parque de Monza.

Como informábamos el pasado lunes, la escudería austriaca tuvo que hacer cambios de última hora para los libres del viernes, lo que explica la parafina verde en la parte trasera del RB6 durante las sesiones de entrenamientos libres. "Ha sido una campaña de desprestigio contra nosotros, y ahora tenemos el resultado", comentaba Helmut Marko.

Diferentes personalidades de la escudería o de otros equipos insisten en que los nuevos test de la FIA no han tenido impacto en el monoplaza. "Red Bull dice que no están haciendo ningún cambio, eso espero", comentaba Jenson Button. Por su lado, Martin Brundle también tiene dudas sobre el dominio del equipo capitaneado por Christian Horner: "Red Bull insiste a alta voz que volverán y dominarán la carrera de Singapur. Ya lo veremos", decía.

Si las pruebas impuestas por la FIA han perjudicado al rendimiento de los Red Bull no es cien por cien seguro. Como ya avisaron, Monza no es un trazado adecuado para su monoplaza, pero de aquí a dos semanas en Singapur se verá si mantienen la hegemonía de dominadores o si pasan a un segundo plano.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL