El Juzgado de lo Mercantil Número 7 de Barcelona ha resuelto en un auto con fecha del 17 septiembre de 2010 ordenar “a Mediapro que reanude el acceso por parte de Televisión Valenciana a la señal correspondiente a la retransmisión en abierto de los partidos del Campeonato Nacional de Liga de Primera División que se emitan en la cadena televisiva denominada La Sexta, así como de dos partidos del Campeonato de Copa de S.M. El Rey, en los términos acordados en el contrato suscrito por las partes el 25-08-06” durante las 4 próximas semanas.

Asimismo, el juez también ordena “a Mediapro que facilite a TVV los resúmenes informativos correspondientes a las jornadas del Campeonato Nacional de Liga de Primera y Segunda División y del Campeonato Copa de S.M. El Rey, así como la señal correspondiente de la retransmisión en abierto de los partidos del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División A”.

El auto también señala que el acceso de los medios técnicos y humanos de TVV a los estadios de fútbol “no puede ser cumplimentada por Mediapro, sino por los titulares de tales estadios”.

Este auto, contra el que “no cabe interponer recurso alguno”, responde a la demanda de medidas cautelares previas planteadas por TVV a través del despacho de abogados Cuatrecasas esta misma mañana en el Juzgado de lo Mercantil Número 7 de Barcelona.

Dos millones de fianza

El juzgado ha hecho depositar a RTVV una fianza de 2 millones de euros para acceder a la señal de los partidos de la Liga Profesional de Fútbol para las próximas cuatro jornadas. Mediapro se ha mostrado en todo momento dispuesta a permitir a Canal 9 la emisión de los partidos de fútbol, siempre que RTVV presentase un compromiso de pago por los derechos de los mismos.

A raíz de las medidas cautelares solicitadas este viernes por RTVV, el juez ha establecido una fianza de 2 millones de euros. Esta cantidad coincide con el importe del compromiso de pago que Mediapro exigía a RTVV para facilitarle la señal de los partidos mientras se establecía una negociación en el conflicto generado por las elevadas deudas que la corporación tiene contraídas con las empresas del Grupo Mediapro.