Innovaron Ferrari, Red Bull, Williams y McLaren

La Fórmula 1 no se detiene ni un solo instante y nunca deja de evolucionar a un ritmo frenético. Y, como era de esperar, así ha sido durante el Gran Premio Singtel de Singapur, donde hemos podido ver cómo se confirmaba el acierto en las mejoras introducidas tanto en Ferrari y Red Bull.

Mientras, otros equipos como McLaren parecen haber perdido comba en esta carrera de locos por conseguir el monoplaza perfecto. A priori, se esperaba que el coche de los austriacos fuese imbatible en una pista como ésta, donde la carga aerodinámica es una de las más altas del mundial y también la mejor de las virtudes de la creación de Adrian Newey. Así parecía en los dos entrenamientos libres que se celebraron sobre seco, donde éstos llegaron a atesorar una distancia de un segundo sobre el Ferrari de Alonso.

Sin embargo, las distancias no eran ni mucho menos tan grandes, tal y como se pudo comprobar en calificación. Al margen de los errores de Vettel que, sin duda, tenía el mejor coche, el Ferrari de Alonso le iba a la zaga. Pero tampoco McLaren se quedaba atrás, pues Hamilton se quedó a menos de dos décimas del asturiano. Sin duda, las manos de los mejores pilotos en un circuito como éste, dictaron sentencia y echaron por tierra la ventaja de los de la bebida energética.

La carrera fue otra cosa y dejó una imagen más matizada: los Red Bull tenían el mejor ritmo de carrera y sólo las manos de Alonso permitieron que Vettel no le adelantase, como el domingo reconocía en todos los medios de comunicación Christian Horner. Ferrari está ahí, aunque un pequeño pasito por detrás, pero, sin duda, pueden estar compitiendo con los austríacos de tú a tú y dependerá mucho de cómo se adapte cada una de las cuatro pistas que quedan a los monoplazas. Lo que fue espectacular es el bajón de rendimiento de McLaren, pues vuelta a vuelta, fueron perdiendo comba con los dos coches de cabeza. De hecho, Hamilton rodó, antes de su desafortunado intento de adelantamiento sobre Webber, a entre un segundo y 1,5 segundos por vuelta más lento.

Así las cosas, tanto Ferrari como Red Bull y Williams introdujeron mejoras que aumentaron bastante la competitividad de sus monoplazas. Los italianos mejoraron el difusor y el suelo, pero, sobre todo, han desarrollado un nuevo alerón delantero. De hecho, los pilotos de la Scuderia pudieron escoger entre tres especificaciones distintas el viernes: el alerón delantero de Mónaco, Silverstone y uno modificado para Singapur. Felipe Massa probó el nuevo, pero pasó más tiempo con la versión de Mónaco, con un simple flap. Alonso alternó entre las especificaciones de Silverstone y Singapur, que difiere sólo en la pequeña aleta en la parte exterior de las placas finales del alerón, que ha sido movida hacia atrás unos 8 centímetros. El suelo de Ferrari se modificó en la llamada 'bandeja de té'.

También Red Bull han evolucionado bastante en este Gran Premio, quizás para compensar la pérdida de downforce (carga aerodinámica) tras las pruebas de flexibilidad de la FIA sobre sus alerones. Así, en primer lugar, han traído una nueva ala delantera basada en la que introdujeron en Silverstone, que se caracterizaba por su baja posición, tal y como se pudo ver en la realización de ambos grandes premios. Además, resaltan sus dos ranuras en la parte trasera de las placas más exteriores del alerón, su ranura vertical adicional en el frontal de las mismas placas exteriores para evitar la creación de un vórtice cuando funciona en conjunción con los planos y las placas finales. Sin embargo, tanto para la calificación como para la carrera los dos pilotos del equipo decidieron usar la configuración original de Silverstone.

Por otro lado, tanto en calificación como en carrera Red Bull introdujo un nuevo difusor modificado en la antes mencionada 'bandeja de té' y en el área crítica delante de los neumáticos traseros. Aquí, un conducto más grande, más angulado, intenta mejorar el flujo de aire a la parte alta del difusor. También la posición ligeramente diferente de los tubos de escape hace que éstos estén siempre 'soplando' debajo y dentro de los canales laterales del difusor.

También Williams mejoró mucho el potencial del FW32 con un nuevo alerón delantero, bastante similar a la solución de Renault. Comparado con la versión antigua el nuevo se caracteriza por algunas diferencias: un barrido ascendente más pronunciado en la parte externa más baja del ala justo en la parte interior de las placas finales; la pequeña cerca vertical anterior en el borde externo de la placa del extremo ha desaparecido; la sección superior de la aleta ahora ofrece una extensión con una pequeña placa final fuera de la placa del extremo principal (1). Se diseña todo para ayudar al neumático a actuar como un difusor, tomando el aire del ala para mejorar su eficacia. Hay también dos nuevas aletas en la sección central (2) y el plano principal va hacia arriba (3).

Por último, McLaren ha sido, una vez más esta temporada, quienes han creado unas soluciones no demasiado eficientes a juzgar por el ritmo de carrera del coche. Así, los británicos han introducido una ala delantera totalmente radical basada en el perfil de Silverstone. Su diseño hace todavía más claro, si cabe, la intención de separar el flujo de aire en dos canales, pero con ambos flaps dirigiendo el flujo de aire hacia la parte exterior de los neumáticos delanteros. El viernes sólo Jenson Button corrió con la nueva ala.

Como vemos, las mejoras y la continua evolución se suceden de forma frenética, de Gran Premio en Gran Premio, y seguro que van a seguir así hasta el final de la temporada, pues la lucha por el campeonato mundial tras Singapur se ha vuelto encarnizada.
Redacción - Raúl Molina - Infomotor Network, SL