Luca se dirigió al personal en Maranello con palabras de emoción

Qué duda cabe que el universo que rodea a Ferrari es especial. La Scuderia es toda una leyenda en el automovilismo y más que famosa no sólo por su coches, también por el propio 'mundo rojo' que ha creado a lo largo de tantos años. Tras la victoria de Singapur, ciertos detalles y festejos recalcan estos hechos. Nos 'colamos' en la fiesta para contarles los detalles.

Las luces en Singapur se han apagado, pero la victoria de Ferando Alonso brilla en todo el equipo italiano. El martes 28, todos los miembros del equipo regresaron a Maranello para continuar trabajando en la próxima prueba, pero hubo tiempo de disfrutar del esfuerzo recompensado en Marina Bay. Nada más llegar de Singapur, los trabajadores pudieron ver una cuarta bandera con el escudo deportivo de la marca que se alzaba en lo alto de la entrada de la delegación de 'Gestione Sportiva' del complejo de la marca. Una bienvenida que se completó con el tradicional buffet de la victoria en el pabellón de 'Nuova Logística'.

Allí, todo el personal de la Scudería se reunió para festejar la nueva victoria del piloto español y su nueva posición en su lucha por el Campeonato del Mundo. En el acto, el presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo, se dirigió a los presentes agradeciendo el trabajo realizado: "Estos triunfos son gracias a la labor del equipo y no caen del cielo por simple suerte. Todo el mundo, desde quienes están en el muro a los que están en boxes, de quienes están en el garaje, aquí en la fábrica, hasta los conductores en la pista, han hecho una positiva contribución. Me siento orgulloso de ser su presidente y estoy contento por Stefano Domenicali. Éste es el equipo que quiero: formado por personas que realizan su trabajo en silencio, que no se abaten cuando se enfrentan a dificultades y que mantienen los pies firmemente en el suelo cuando las cosas van bien otra vez".

A las emocionantes palabras de Montezemolo, todo un revulsivo para el personal del equipo, se unieron las del propio Domenicali, que también agradeció a todos por lo que habían logrado durante el Gran Premio de Singapur: "Estamos en el buen camino, pero la parte difícil está todavía delante de nosotros. Habiéndonos enfrentado a una brecha tan grande como la que hemos tenido hace poco más de dos meses, el esfuerzo se hace aún más difícil a medida que se acerca a nuestro objetivo. Debemos luchar por conseguir una fiabilidad total, mejorar el rendimiento, concentrándonos en todo momento y, sobre todo, mantener la calma: es la receta que debemos seguir en las próximas semanas, que son decisivas".

El director de la Scuderia, con la vista fijada totalmente en el final y complicado tramo de temporada que resta, se permite decir que "vamos a disfrutar durante estos momentos de la felicidad de ganar en Singapur", pero sigue con la mente en los siguientes trazados: "Inmediatamente después debemos empezar a pensar en la Tierra del Sol Naciente", terminando así su intervención en el festejo privado en la sede del equipo.
Redacción - Isaac Campos - Infomotor Network, SL