La futura normativa de 2013 puede ayudar

El fabricante alemán ha abierto las puertas a la posibilidad de regresar a la Fórmula 1, según unas declaraciones recogidas en el Salón del Automóvil de París, este fin de semana, en las que el nuevo jefe ejecutivo de Porsche, Matthias Mueller, se confesaba.

"No queremos que Audi y Porsche vayan a Le Mans; no es divertido", aseguró a Autocar. "Por lo tanto, tenemos que discutir si tiene más sentido que una marca vaya a Le Mans y la otra a la Fórmula 1".

Si a principios de año se especulaba con la entrada en la Fórmula 1 en 2013 de la casa fabricante de deportivos dependiente de Volkswagen, los rumores cobran ahora fuerza con las declaraciones de Matthias.

Audi, también dependiente de Volkswagen, rechazó la F1 de boca del jefe de automovilismo de la marca alemana, Wolfgang Ultrich, asegurando en junio que Audi y la F1 "no encajan".

Eso deja a Porsche como la única posibilidad de Volkswagen de entrar en la máxima especialidad automovilística. Mueller, sin embargo, asegura que de momento no hay ninguna decisión tomada: "Tenemos que reunirnos y analizar las ventajas y los inconvenientes". De hecho, ese no es el único punto de mira de Volkswagen: en París, Mueller considera también la popular competición americana NASCAR.

De dar definitivamente el paso hacia su regreso, no lo daría, por lo menos, hasta 2013, cuando cambie la nueva normativa de mecánicas y se permitan los 1,5 litros turboalimentados.

La última vez que el sonido de un motor Porsche se escuchó en una pista de Fórmula 1 fue suministrando al extinto equipo Footwork, en 1991. Con anterioridad, la marca Porsche había participado como constructor en F1 entre los años 1957 y 1962 compitiendo en 20 carreras obteniendo la victoria en una de ellas, concretamente el GP de Francia de 1962, con Dan Gurney al volante.

En asociación con TAG, los motores Porsche turbo dominaron las temporadas de 1984 y 1985 en las que, a sus mandos, los pilotos, Niki Lauda y Alain Prost se proclamaron campeones del mundo de la especialidad.

De dar definitivamente el paso hacia su regreso, no lo daría, por lo menos, hasta 2013, cuando cambie la nueva normativa de mecánicas y se permitan los 1,5 litros turboalimentados.

La última vez que el sonido de un motor Porsche se escuchó en una pista de Fórmula 1 fue suministrando al extinto equipo Footwork, en 1991. Con anterioridad, la marca Porsche había participado como constructor en F1 entre los años 1957 y 1962 compitiendo en 20 carreras obteniendo la victoria en una de ellas, concretamente el GP de Francia de 1962, con Dan Gurney al volante.

En asociación con TAG, los motores Porsche turbo dominaron las temporadas de 1984 y 1985 en las que, con los pilotos Niki Lauda y Alain Prost a sus mandos, se proclamaron, respectivamente, campeones del mundo de la especialidad.
Redacción - Héctor Campos Infomotor Network, SL