Un borracho entra en un autobús y empieza a gritar:
- ¡Estos hijos de puta que van aquí atrás son maricones! ¡Los desgraciados que están a mi lado son unos cabrones! ¡Los pendejos que van adelante son todos unos comemierdas!

A estas alturas, el chófer, indignado, frena bruscamente y las personas se desequilibran...unas caen, otras se pegan contra la ventana, los que van parados chocan unos con otros.

El chófer para el autobús, agarra el borracho por el cuello de la camisa y amenazante le pregunta:

- Repite si te atreves, desgraciado... ¿Quién es maricón, cabrón, comemierda o hijo de puta?

Y contesta el borracho tranquilamente:
- La verdad es que no sé... con este frenazo los mezclaste todos...