Gran Premio de Corea del Sur
21/10 - 24/10/2010 Corea

Previo
Y al fin... Corea
La próxima cita de la Fórmula 1 será en un circuito sin terminar. Tanto que los simuladores de ordenador estaban en el mercado antes de que el asfalto real de la pista coreana se terminara de enfriar. Pocos confiaban en que Corea pudiera ultimar las obras a tiempo, pero la FIA ha dado el visto bueno: la Fórmula 1 viaja a Corea del Sur. Nadie, absolutamente nadie, tiene ni idea de qué puede pasar en este nuevo escenario. El fin del campeonato nunca tuvo tanta incertidumbre. ¿Estará la nueva pista a la altura?
Un nuevo circuito

¿Cómo será el International Koean Circuit? ¿Qué nos depararán sus rectas y sus curvas? ¿Se podrá adelantar? ¿A quién beneficiará este trazado? Nadie conoce aún las respuestas, aunque las especulaciones ya abundan. Quien no ha podido resistirse y no aguanta esperar a las primeras vueltas de los entrenamientos libres ya ha visto algunos vídeos en Internet. Y no sólo los aficionados lo han hecho: Robert Kubica, piloto de Renault F1 Team, confiesa que ya se está entrenando, aunque sea mentalmente: "He visto vídeos de YouTube para obtener la máxima información posible. Daré varias vueltas virtuales antes de viajar allí". Sus primeras impresiones virtuales de los 5,6 kilómetros de asfalto diseñados (cómo no) por Hermann Tilke son satisfactorias: "Parece que la pista es interesante. Hay curvas largas y secciones tanto rápidas como lentas". Pero Robert no se quiere engañar: una pista nueva siempre depara sorpresas, buenas y malas.
El asfalto, la gran duda

Efectivamente, no todo son buenas impresiones. Pedro de la Rosa ya advirtió la semana pasada de que el asfalto recién puesto será peligroso, sobre todo si llueve. Kubica piensa igual, y supedita el rendimiento de los monoplazas al nivel de adherencia de una pista que, piensa, cambiará constantemente, como otras pistas semi urbanas del estilo de Montreal. Schumacher, por su parte, encantado; es el único trazado que no es nuevo sólo para él: "¡Por fin! Un trazado que es nuevo para todos", asegura el alemán pseudo-retirado hace unos años de la Fórmula 1, pero activo en realidad. Para el piloto de Mercedes no será un hándicap el hecho de que nadie conociera antes el trazado, pues los pilotos saben adaptarse a las nuevas situaciones con rapidez: “Estamos acostumbrados a las nuevas circunstancias”. Michael espera seguir la racha de Japón, donde terminó sexto, para demostrar que, efectivamente, quien tuvo… retuvo: "Lo hicimos bien en Japón y espero repetir en Corea, para dar un buen espectáculo en la primera carrera aquí". Sobre las preocupaciones de una pista recién asfaltada y unas instalaciones sin completar del todo, Schumacher le quita hierro al asunto: "Confío en que todo esté bien. Las nuevas carreras nos benefician a todos".
Alonso cuenta con Massa

En Ferrari siguen ilusionados en su remontada. Aseguran mantener las calculadoras apagadas y prometen que no las encenderán hasta Abu Dabi. Pero no debe de ser cierto cuando el propio Fernando Alonso reclama a su compañero de equipo, Felipe Massa, un poco de ayudita para restarle puntos a los rivales: "Sería muy importante para mí tener el apoyo de mi compañero en Corea", declara el español. "Sé que puede volver al podio; sería muy útil trabajar juntos sobre Corea", asegura el ovetense, consciente de que Felipe puede ser un buen escudero que le quite puntos importantes a sus máximos rivales de Red Bull y McLaren. De momento, y por si acaso Massa no echa pelillos a la mar por aquello de Alemania, Fernando tiene su propia estrategia, tan simple como clara: "Atacar".
McLaren reivindica protagonismo

McLaren andaba con la moral baja tras el discreto rendimiento de Lewis Hamilton en las últimas carreras. Muchos ya les sacan de las quinielas de favoritos, aunque ellos mismos se autorreafirman: "No es prudente descartar a Jenson, a Lewis ni a McLaren", asegura Martin Whitmarsh. "Estarán listos para esta batalla", vaticina combativo. Jenson Button, vigente campeón mundial, mantiene las esperanzas de revalidar su trofeo. Corea será un paso más para él: "Soy optimista; espero que los entrenamientos sean positivos y que los nuevos componentes funcionen en la carrera". Su compañero de equipo, Lewis Hamilton, intentará evitar más errores para volver a meterse en la lucha directa por el mundial: "Estoy deseando ir a Corea. Aunque los últimos resultados no lo digan, tenemos un coche competitivo. Quiero aprovechar esta oportunidad y demostrarlo en la pista". No será fácil: los nuevos componentes que montaron en Japón (y en los que tanto confiaron para remontar y volver a ganar) no han funcionado. Ahora esperan que Corea responda satisfactoriamente a las mejoras.
RBR apuesta por sus dos pilotos

Ante esta situación, los líderes de ambos mundiales (Mark Webber y Red Bull) prefieren no hacer mucho ruido. Dicen que esta nueva pista no les beneficiará especialmente, e incluso lamentan que su rendimiento no será especialmente bueno. Pero no opina igual el único piloto que ya ha corrido allí, Karun Chandhok: "Creo que es una pista para Red Bull". Christian Horner, patrón de RBR, asegura dormir tranquilo, aunque sobre su cabeza pende una tensión casi insoportable: sus dos pilotos tienen posibilidades de ganar el mundial, y han demostrado que son capaces de echar por la tierra el trabajo de un fin de semana completo por una rivalidad acérrima. Pese a todo, el patrón del equipo niega que tenga un favorito sobre quien apostar: "Es fantástico tener a dos pilotos de su nivel, pero tenemos que intentar evitar que ninguno de ellos se sienta perjudicado". Así pues, RBR confirma que tanto Mark Webber como Sebastian Vettel tienen vía libre para luchar por el mundial. ¿La hecatombe? Para Horner, en absoluto: "Sólo les pedimos que no se perjudiquen mutuamente. No sería correcto apostar por un solo piloto", asegura muy diplomático a los medios de comunicación.
Un bonito escenario… ¿para una bonita carrera?

La recta final del campeonato empieza ya. El escenario de esta nueva carrera no sólo será inédito en sí mismo, sino también en su clase: será la primera vez que la Fórmula 1 corra en un circuito con una parte permanente (un circuito cerrado tradicional) y otra temporal urbana. Los bólidos se adentrarán entre los muros y edificios típicos de una pista urbana para, más tarde, gozar de amplias escapatorias al estilo tradicional. Y no sólo eso: rodarán entre yates en la última sección del trazado. Una mezcla única en el mundo. Eso sí: la realidad no será tan colorida y espectacular como las futuristas imágenes y las jugosas simulaciones por ordenador que los organizadores han colgado en Internet. Y es que, si bien las instalaciones básicas del trazado están preparadas, los complejos urbanísticos ultramodernos y los rascacielos siguen siendo, de momento, sólo cimientos. Quizá no sea casualidad que no exista ni una fotografía real de la pista en la página oficial de la carrera. Pero al fin y al cabo, por muchas luces brillantes, edificios que parezcan parecen naves espaciales, yates gigantes atracados a pie de pista y demás artificios que llenan los bolsillos de los propietarios de este deporte… la Fórmula 1 nos sigue atrayendo por el espectáculo sobre la pista, no fuera de ella. ¿O no, Bernard?
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, SL