Webber y Alonso se enfrentan a la cruda realidad

Mark Webber está sufriendo la pérdida del mundial 2010. Según la prensa australiana, el piloto de Red Bull ha reservado unas vacaciones después de la última carrera del año en Omán, un lugar perfecto para desconectar y olvidar cómo su compañero de equipo se alzaba con el campeonato en la última carrera del año.

El problema vino cuando su equipo le obligó a coger un avión destino Salzburgo para celebrar los dos títulos mundiales de la marca de bebidas energéticas. "Van a ser unos días muy difíciles", admitió el piloto de 34 años al rotativo australiano The Age.

Webber, que no apareció por la fiesta de celebración de Red Bull en el circuito de Yas Marina, comentó que también tendrá "una sensación de vacío" a la hora de celebrar los títulos mundiales de su equipo, aunque él ha formado parte del titulo mundial de constructores.

"Llevo involucrado en el equipo mucho tiempo, sé que hemos logrado cosas buenas en los últimos años pero es una situación muy complicada". El australiano también comentó: "Cuando te propones un objetivo tan alto y estás muy cerca de conseguirlo, el golpe moral es muy alto".

Por su parte, el otro gran derrotado del fin de semana, Fernando Alonso, admitió que "el despertar después de la carrera del domingo ha sido muy duro". El español habrá podido ver los titulares de la prensa italiana que tildan la equivocada estrategia de Ferrari como un acto de 'hara-kiri'.

'La Gazzetta dello Sport' abre con el titular 'Ferrari tiró el título' e incluso el presidente del Comité Olímpico italiano pidió calma en medio de la situación de duras criticas a la Scuderia. "En el deporte todos compiten por ganar, así que a veces terminas segundo, los demás rivales también quieren ganar. Felicito a Red Bull y a Vettel", añadió el italiano.
Redacción - Kevin Muñoz - Infomotor Network, SL