El futuro del 'aussie' está en manos de Helmut Marko

Daniel Ricciardo es, actualmente, el tercer piloto de la escudería Red Bull. Sin embargo, la llegada de Jean-Eric Vergne como piloto reserva hizo saltar todas las alertas sobre un posible cambio de pilotos en el equipo austríaco. La semana pasada, Ricciardo pilotó el RB6 en los entrenamientos de jóvenes promesas en Abu Dhabi.

El australiano, actual subcampeón de la Fórmula Renault 3.5, podría estar a escasas horas o días de ver cumplido uno de sus mayores sueños: ser piloto oficial de la Fórmula 1.

Ya en los test en Abu Dhabi, Ricciardo marcó los mejores cronos de las jornadas, y muchas voces del paddock afirmaron que el joven de 21 años se merece un volante para la próxima temporada. Un asiento que lo podría encontrar en la posible baja de Sebastien Buemi dentro de la escudería Toro Rosso.

Si los directivos de Red Bull quieren ver debutar al australiano en 2011, pocos asientos libres les queda. De momento en el equipo 'grande', Sebastian Vettel y Mark Webber serán los pilotos oficiales. De ahí que las mayores opciones de Ricciardo recaigan en la escudería 'pequeña', compartiendo box con Jaime Alguersuari. Sin embargo, medios de comunicación austríacos han informado que Lotus contará con cajas de cambio de Red Bull en 2011, un acuerdo que podría extrapolarse, incluso, a incluir a alguno de sus jóvenes pilotos en el equipo malayo.

"De momento, no tengo nada que decir", confirmaba el joven australiano.

Ricciardo comentaba que su futuro está en manos de Helmut Marko, director del programa de jóvenes pilotos de Red Bull, y quién en Abu Dhabi subió al podio con Sebastian Vettel, su alumno predilecto. "Estoy en standby, pero creo que las cosas van a salir bien. Todo depende de Marko. Yo solo puedo esperar, y desear que me encuentre una plaza para 2011", añadía Ricciardo, piloto reserva de Red Bull.

El australiano también ha afirmado que aunque el mundo de la F1 quedó impresionada con su rendimiento y ritmo en los test de Abu Dhabi, Helmut Markop es más difícil de complacer. "Él no me dijo 'Wow, has sido más rápido que Sebastian y Mark', él solo dijo 'bien hecho'", concluía Ricciardo con una sonrisa.

Directivos de Toro Rosso parecen no haber estado muy contentos con la temporada de Sebastien Buemi, de ahí que muchas voces lo sitúen fuera de la escudería. De esta manera, su asiento podría ser ocupado por el joven Daniel Ricciardo, vinculado desde muchos años con el programa jóvenes pilotos de Red Bull. Tanto si es es en 2011 como en las próximas temporadas, el australiano tiene asegurado su paso por la Fórmula 1.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL