Fernando Alonso pilotó un F1 de 1960

Valencia se convierte en la segunda ciudad Ferrrari. La Comunidad Valenciana puede decir bien alto que tiene a la ciudad de la Scuderia de 'IlCavalino Rampante' después de Maranello. Y es que por segundo año consecutivo Ferrari eligió Cheste para despedir su temporada.

Una fiesta a la que acudieron 15.000 personas y todos se fueron a casa con la sensación de que habían visto algo irrepetible y único en el mundo. "Jamás he visto tantos Ferrari juntos. Es un sueño hecho realidad", decía un aficionado nada más llegar al parking del paddock del trazado valenciano donde había decenas de coches de la marca italiana aparcados.

Y es que el rojo Ferrari se respiraba por todas partes, en las carreteras cercanas al trazado donde había decenas de personas conduciendo Ferrari, en la entrada, en el paddock, en los stands, en el paddock infantil improvisado, en los boxes, en la grada. El circuito Ricardo Tormo sólo vivía para Ferrari y sus amantes. Pero también para los seguidores del actual subcampeón del mundo, Fernando Alonso.

Si el asturiano tenía alguna duda del apoyo de la afición tras la derrota en Abu Dhabi seguramente se la habrán ido todas. La afición está a muerte con él, desde los más pequeños hasta los más mayores no paraban de llamarle y de decirle que era el mejor del mundo. Todos querían tocarlo, fotografiarse con él, conseguir un autógrafo del bicampeón del mundo, hablar con él o simplemente verlo. Por eso, desde primera hora de la mañana las inmediaciones del hospitality de Ferrari estaban abarrotadas de gente esperando con ilusión que el piloto saliera y se acercara a la valla.

Una espera que mereció la pena, ya que Alonso quiso agradecer el apoyo y a lo largo del día se acercó en más de una ocasión a la zona donde se encontraba la afición y les firmó autógrafos durante un rato. Muchos de ellos seguramente recordarán toda su vida el momento en el que Fernando Alonso les firmó su primer autógrafo como un niño de ocho años que estaba acompañado de su hermano mayor. Este joven aficionado no paraba de gritarle a Fernando y a los agentes de seguridad que necesitaba conseguirle a su hermano pequeño una firma del piloto porque era la ilusión de su corta vida.

Tanta insistencia acabó con la sonrisa del niño al ver que su hermano mayor le había conseguido la ansiada firma de su ídolo que llevaba tanto tiempo esperando. Lo más probable es que desde hoy su ídolo aparte de Fernando también lo sea su hermano que luchó con todas sus fuerzas para cumplir el sueño del peque de la familia. Sin embargo, otros no tuvieron tanta suerte y se tuvieron que conformar con ver a Alonso desde la grada. Aunque la experiencia también valió la pena.

Y es que a las 14:30 la pista del trazado de Cheste alcanzó la temperatura máxima, y eso que hacía bastante frío, cuando Fernando Alonso y Felipe Massa se subieron a un monoplaza de la Scuderia de 1960. Unos bólidos que no tienen nada que ver con los actuales diseños de hoy en día. Pero aun así, los pilotos y aficionados se divirtieron al ver como Alonso y Massa se picaban sobre la pista. "Ha sido una experiencia bonita pilotar un coche de época como este. La configuración no tiene nada que ver con los de ahora. Pero me ha sorprendido la velocidad, van más rápido de lo que esperaba", aseguró Alonso nada más bajarse del F1 de 1960.

Pero realmente cuando la grada disfrutó y se emocionó de verdad fue cuando los pilotos dieron un paseo a pie sobre la pista y en el momento en el que el F10 salió a pista. Los dos pilotos oficiales de Ferrari y el probador Luca Badoer dieron varias vueltas sobre el trazado con varios adelantamientos límites entre Fernando Alonso y Felipe Massa, lo cierto es que los dos pilotos se lo pasaron en grande. Una sensación con la que se marcharon a casa los 15.000 aficionados congregados después de ver un final de infarto con tres Ferrari dando trompos sobre la recta principal y dejando un olor a goma quemada que levantó al público de sus asientos. Muchos de ellos seguro que ya tienen marcada en rojo en sus agendas la fecha de los primeros test de la pretemporada de 2011 que se celebrará en el mismo escenario.
Redacción - Verónica Nogales - Infomotor Network, SL