El australiano ocultó su lesión en el hombro

Una vez finalizada la última carrera del mundial 2010 en Abu Dhabi, Mark Webber fue uno de los pilotos que más rápido abandonó el trazado del Yas Marina Circuit. Pocas horas después de que su compañero de equipo se proclamara campeón del mundo, Webber ya viajaba de regreso a Australia, su casa. El motivo, una operación que no podía esperar.

En su libro oficial publicado días atrás, el piloto australiano admitía haber usado inyecciones para aliviar el dolor que sentía en su hombro debido a una caída cuando iba en bicicleta allá por el mes de octubre. Así parece ser que pocas personas conocían la lesión del australiano.

Al enterarse, el jefe de Red Bull, Christian Horner, admitía que se sentía engañado. "Siento decepción y frustración por haber oído la lesión ayer, y por primera vez. Ni tan siquiera sabía nada del libro, y menos aún del hombro", afirmaba el británico.

Investigando sobre el tema, únicamente el médico de la FIA, Gary Harstein, y el fisioterapeuta de Webber, Roger Cleary, sabían de la existencia del malestar físico y de las inyecciones para aliviar el dolor.

"Es obviamente decepcionante que Mark no dijese nadie. Fue una lesión que no parecía tener efectos en su rendimiento pero igualmente hubiera estado bien conocer lo que estaba pasando", añadía Horner.

Desgraciadamente, su accidente con la bicicleta el pasado mes de octubre no ha sido algo excepcional. Durante la pretemporada de 2009, Webber tuvo otro incidente similar que le causó daños en el mismo hombro además de romperse una pierna. Con estos antecedentes, Horner cree que el australiano debería mantenerse alejado de las dos ruedas. "Nuestros pilotos tienen la obligación de asegurar que están en buena forma. Parece que las bicicletas no están muy de acuerdo con Mark, así que quizá sería mejor que dejara de ir con ellas", finalizaba Horner.

Curiosamente, las declaraciones de Horner las hizo cuando recogía una Estrella de Oro en nombre de Webber otorgada por la British Racing Driver's Club en una ceremonia que tuvo lugar en Londres.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL