El canadiense defiende al Kaiser de las críticas

A lo largo de la temporada, mucho se ha criticado el rendimiento de Michael Schumacher. El heptacampeón volvía a la Fórmula 1 después de tres años de ausencia, y tanto aficionados como su propia escudería esperaban mucho más de él. Sin embargo, el MGP W01 tampoco ha sido un monoplaza muy competitivo. Hoy, uno de sus antiguos rivales en la pista, Jacques Villenueve, sale en su defensa.

En 1997, Jacques Villenueve y Michael Schumacher protagonizaron una temporada de infarto. Un año en el que el canadiense se proclamó campeón del mundo y en el que el alemán quedaba desplazado hasta la última posición del mundial después de colisionar, a propósito, con Villenueve. A pesar de los incidentes y rifirrafes del pasado, el hijo de Gilles Villeneueve cree que el regreso de Schumacher a la Fórmula 1 no ha sido un fracaso.

"Ha sido difícil para él hasta mediados de temporada pero para finales ya estaba por delante de su compañero de equipo", aseguraba el canadiense.

Villenueve cree que parte de las críticas se deben a que los aficionados tienen un recuerdo demasiado perfecto de Schumacher pilotando un F1. "En Ferrari, era una o dos décimas más rápido que su compañero. Todos creían que iba a estar un segundo por delante de Nico Rosberg, pero nunca ha sido así en el pasado", confirmaba Villenueve.

Al mismo tiempo, el por entonces rival de Michael, considera que el monoplaza ha sido un handicap importante para conseguir buenos resultados. "Si el coche no encajara con él sería más difícil de resolver. Pero a finales de temporada vimos que Michael estaba ahí, luchando por las primeras posiciones", señalaba el canadiense.

Respecto al regreso de Schumacher a la Fórmula 1, el campeón de 1997 también quiso regresar, pero afirma conocer la magnitud de su desafío. "Es difícil. Estuve fuera seis meses en 2004 y físicamente fue duro, es ahí donde ves tu porte", señalaba Villenueve.

En una entrevista a la 'CNN', a Schumacher se le preguntó si estaba arriesgando su reputación por seguir adelante en su regreso a la categoría reina. "Lo disfruto. Siento que tengo el derecho de hacer lo que me gusta. Si pongo en riesgo mi reputación... me siento bien con mi decisión y tengo apoyo de mucha gente", contestaba el piloto de Mercedes.

La temporada 2010 no ha sido su año. Sin embargo, le ha ayudado para volver a coger las riendas del monoplaza y entrenarse de cara a la próxima temporada. Si Mercedes GP tiene un buen monoplaza en 2011, Schumacher estará luchando por las primeras posiciones de la parrilla.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL