Un viejo se esta muriendo. Alrededor del lecho poco a poco empieza a surgir
una discusion.
!Vamos a alquilar un carro funebre para llevarlo con decencia! Dice la
esposa.
!No creo que se deba gastar tanto dinero! Yo puedo llevarlo en la camioneta
del vecino, si me la presta, dice el hijo del viejo moribundo.
?Y por que no lo llevamos al hombro? Pregunta el vecino, el casi no pesa
nada.
Por fin el moribundo reune el resto de las fuerzas que le quedan, y dice:
Si ustedes me ayudan a bajar, tal vez yo pueda llegar al cementerio por mi
cuenta.