Los motores de cuatro cilindros no agradan a Montezemolo

A partir de la temporada de 2013, las escuderías de la Fórmula 1 deberán montar motores 1.6 turbo de cuatro cilindros en sus monoplazas. Hasta esa fecha, los coches de la competición llevarán motores V8, cosa que cambiará dentro de tres temporadas.

El presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo, ha afirmado que está buscando aliados que se unan a su causa lo antes posible para evitar que esta normativa entre finalmente en vigor.

En 2013 la Fórmula 1 vivirá una nueva etapa histórica. De momento, solo se ha adelantado que los monoplazas pasarán a montar motores de cuatro cilindros y 1.6 litros con sobrealimentación, una norma que ha dado mucho que hablar. Desde el mismo momento de su anuncio, Ferrari ya se mostró contraria a la nueva reglamentación de los motores. Así, su presidente, Luca di Montezemolo, afirmó su descontento con la normativa, pero al mismo tiempo aseguró que no se interpondrá en el proyecto.

"Los cuatro cilindros no son para la Fórmula 1. No fabricaremos ningún coche de calle con esta normativa. Y para monoplazas de carreras suena un poco patético. ¿Por qué no podemos tener un motor turbo V6? No debemos confundir barato con asequible", declaraba Montezemolo a la publicación alemana Auto Motor und Sport.

En la misma revista, el presidente de Ferrari afirmaba que está buscando aliados para oponerse a la continuidad de la normativa del motor de cuatro cilindros. "Si hay la mínima posibilidad de anular la introducción de los cuatro cilindros, la buscaré. Tenemos una oportunidad, pero necesitamos unidad", recalcaba Montezemolo.

Y uno de los posibles aliados a la llamada del italiano podría ser Mercedes, su gran rival en la fabricación de motores. "Hubiera sido mejor alargar la era de los V8, y además es un motor de bajo coste", afirmaba el director de Mercedes motorsport, Norbert Haug.

Auto Motor und Sport publicaba que el director general de Cosworth, Mark Gallagher, cree que solo se necesitarán 30 millones de euros para diseñar los motores de la nueva F1 de 2013. Por otro lado, parece que Montezemolo ha olvidado que grandes constructores como BMW o Renault optaron por motores de cuatro cilindros en la primera era Turbo de la Fórmula 1, entre 1977 y 1988, y ambos ganaron un Mundial con estos propulsores.
Redacción - Cristina Díaz - Infomotor Network, SL