En la peluquería:
- Pepi, sabes que Luis y Sofía se han separado.
- ¡No me digas, Luchi! ¿Y de quién ha sido la culpa?
- De él, por llegar a casa sin avisar.