La mujer al marido:
- No eres nada cariñoso. El vecino, siempre que se va o viene, le da un beso a su mujer, y tú, no.
- Pero es que yo no tengo tanta confianza con ella.