El polaco quería correr en Monte Carlo

Robert Kubica se quedará sin cruzar la meta del Rally de Monte Carlo por segundo año consecutivo. El piloto polaco de de Fórmula 1 abandonó el año pasado la mítica prueba automovilística tras sólo cuatro kilómetros disputados, al romper el motor de su Renault Clío.

Lo que en principio iba a representar más propaganda para la marca francesa se convirtió en una imagen que no quieren repetir, y han negado a Robert un coche para este año.

El polaco quería pilotar a toda costa en la categoría S2000, pues es un entusiasta de los ralis, así que ha buscado patrocinadores que le permitan correr con otros bólidos de otras marcas.

Pero, según la página alemana speedweek.de, Renault le ha echado el alto al recordarle que, por contrato, no puede pilotar otro coche que no sea un Renault y Kubica tendrá que conformarse con ver los coches desde la barrera esta vez.
Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, SL