Las novedades de 2011, comentadas por el español

Turno de Alonso. Por Madonna di Campiglio desfila estos días la plana mayor de Ferrari. Entre fiesta y comida, los protagonistas de la Scuderia contestan a las preguntas de los periodistas. Esta vez es el español Fernando Alonso quien nos ofrece su visión sobre el nuevo mundial de 2011. Sus palabras son un buen preámbulo para una temporada apasionante.

Cambios y más cambios. La Fórmula 1 moderna parece mutar cada año para tratar de adaptarse al siglo XXI y ofrecer un espectáculo más interesante y divertido. Para un piloto no es fácil adaptarse a tanto cambio, y Fernando Alonso reconoce que el entrenamiento de pretemporada, sobre todo en los simuladores, será crucial:

"Ciertamente será más complejo de manejar desde el punto de vista del piloto, porque habrá más operaciones que llevar a cabo. Estará el regreso del KERS y el alerón trasero ajustable, incluso aunque el delantero no lo sea. Se necesitará encontrar la manera de adaptarse y lograr accionar los mecanismos correctos para evitar perder la concentración en el pilotaje. El simulador nos echa una gran mano, permitiéndonos entrenar intensamente en este aspecto".

El fin último de tanta novedad y tecnología se centra en una obsesión que ha llevado de cabeza a ingenieros y organismos desde hace años: facilitar los adelantamientos sobre la pista. Alonso cree que 2011 va por buen camino en este aspecto: "Espero que estos cambios ayuden a adelantar. Durante años, los cambios en la reglamentación se han realizado con este objetivo, pero no siempre han funcionado. Cruzamos los dedos, pero creo que entre el KERS y el alerón trasero ajustable habrá suficiente diferencia de velocidad para poder adelantar al coche contra el que se luche. Estos cambios se han producido después de un trabajo meticuloso del Grupo de Trabajo Técnico, y creo que funcionarán. ¿Tenemos que ser más agresivos? Depende de la situación: si sólo se necesita un lugar para ganar el título, entonces no hay necesidad".

Al gran circo regresa Pirelli. La marca de neumáticos afrontará el reto de una Fórmula 1 ávida de espectáculo. Los pequeños errores ya no se perdonan, y las ruedas tienen que estar a la altura. De momento, tras los primeros entrenamientos con las nuevas gomas de 2011, Fernando se muestra satisfecho: "La primera impresión es positiva. Pero sabremos más cosas en los próximos entrenamientos. Ciertamente tendré que cambiar mi estilo de pilotaje un poco. Lo desconocido siguen siendo los neumáticos de lluvia, que todavía no hemos podido probar".

En 2011, los Fórmula 1 podrán pesar hasta seiscientos cuarenta kilogramos. Es un incremento respecto a 2010. Aunque en 2009, cuando se introdujo el KERS, muchos pilotos tuvieron que ponerse a dieta para ajustarse al peso máximo de entonces, el incremento para esta temporada no lo hará necesario. Le vendrá bien a Fernando Alonso, que no ha podido ejercitarse últimamente: "No he perdido mucho peso todavía, en parte porque la pasada semana tuve que interrumpir mis entrenamientos debido a una pequeña contractura en mi pierna".

Si es confirma que adelantar sobre la pista va a ser más fácil, la posición en la parrilla de salida se devaluará. La pole quizá sea menos importante, y la sesión del sábado probablemente menos apasionante. Es posible, así lo cree también Alonso, pero el español no desestima nunca las partes claves de un gran premio: "Es posible que la clasificatoria sea menos importante, porque adelantar debería ser menos difícil. Pero la clasificatoria, la salida y la primera curva seguirán siendo momentos decisivos. Aunque es demasiado pronto para hacer una predicción real: tenemos que ver cómo van las cosas en las primeras carreras para tener una idea más precisa".


Redacción - Héctor Campos - Infomotor Network, SL