Según Ferrari, se ha alcanzado un nivel "inaceptable"

El KERS volverá en este 2011, así como también se introducirá el alerón trasero móvil. El objetivo es facilitar los adelantamientos, pero existe un sentimiento de preocupación por si se está anteponiendo el espectáculo a la seguridad, ya que los pilotos deberán accionar un gran número de botones en sus volantes.
Una de las bases más claras y sencillas de la seguridad es que el conductor debe tener el mínimo de distracciones posibles, para poder así concentrarse al máximo en la carretera. 
En la F1 los pilotos, lógicamente, no tienen que estar pendientes del teléfono móvil, la radio o el GPS como en los coches de calle, pero por otra parte deben hacer frente a un gran número de decisiones que deben tomar ellos mismos y su equipo desde el cockpit.
Algunos de los botones presentes en los volantes son, por ejemplo, el que sirve para activar el suministro de líquido al piloto, pero también botones referentes a los ajustes del embrague, del motor, incluyendo la mezcla de gasolina, el régimen de giro y el diferencial, entre muchos otros.
En este 2011, los pilotos deberán hacer frente a dos grandes incorporaciones a sus herramientas de trabajo: el KERS y el alerón trasero móvil. 
Como ya informa Autosport, los jefes técnicos de la F1 seguirán de cerca el avance de la temporada y la situación de sus pilotos, ya que algunos piensan que se está superando el límite. Ferrari, por ejemplo, dice que se ha alcanzado un nivel "inaceptable."
Aldo Costa, director técnico de la Scuderia de Maranello, ha defendido las preocupaciones de sus pilotos y ha revelado que el Grupo de Trabajo Técnico es consciente de la situación. "Hemos llegado a un nivel inaceptable", ha dicho Costa. "Lo estamos hablando en el GTT y evaluando cómo influirá este aspecto por medio del simulador. Consideremos que, pese a que los pilotos pueden físicamente controlar todos estos componentes, la situación es un poco extrema".
Fernando Alonso reconoció que el exceso de botones en el volante podría ser problemático, sobre todo cuando los monoplazas corran en malas condiciones. "Las únicas dificultades serán los botones del volante y el poco tiempo que tendremos para tomar ciertas decisiones. En algunos casos, como en las carreras sobre mojado, habrá mala visibilidad. Tendremos que comprobarlo".
Redacción - Martí Muñoz - Infomotor Network, SL