La congelación no altera las propiedades del pescado. Lo ideal sería tomar tres o cuatro raciones a la semana, primando el azul sobre el blanco