El magnate de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, mantiene una estrecha relación con el joven campeón del mundo, Sebastian Vettel. En la primera jornada de entrenamientos en el Ricardo Tormo, el alemán se hizo con el tiempo más rápido del día después de horas y horas de duro trabajo al lado de su escudería, Red Bull.
A finales de año, saltó la noticia por la que, si los resultados del equipo austríaco no son los esperados por Vettel, éste tendría libertad para fichar por cualquier otra escudería del mundial. Estas informaciones incrementaron los rumores sobre su posible llegada a Ferrari.
"Sí, Sebastian correrá para Ferrari algún día", afirmaba Bernie Ecclestone al diario italiano La Repubblica. El máximo dirigente de la F1 negaba que sus declaraciones estuvieran únicamente dirigidas a los lectores italianos. "Verdaderamente creo en lo que digo. Ferrari es algo muy especial, es como un cantante de ópera que quiere cantar en el mejor y más grande teatro", recalcaba el británico de 80 años.
Así mismo, el jefe de equipo de Red Bull, Christian Horner, espera que la unión con Vettel permanezca durante muchos años. Sin embargo, el alemán parece no querer mirar demasiado lejos en cuanto a su futuro. "Que te digan: ¿dónde te ves en cinco o diez años vista?, es una pregunta muy difícil", aseguraba.
Si no había suficientes rumores en cuanto al futuro del actual campeón del mundo, Michael Schumacher declaró en una entrevista que en Mercedes estarían locos si no intentaran fichar a Vettel. "Firmemente no hay negociaciones en marcha. ¿Qué pasará en un par de años? Quién sabe", señalaba misteriosamente el heptacampeón.
Lo que sí es seguro es que Red Bull y Sebastian Vettel son el equipo y piloto a batir. Acabaron la temporada 2010 siendo los reyes de ambos campeonatos, y ya han empezado la pretemporada colocándose en la primera posición. Veremos qué les depara el Mundial 2011.
Por Cristina Díaz