El equipo italiano apuesta por un buen equilibrio general
Si McLaren, Renault y Williams representan la revolución en la nueva temporada de Fórmula 1, Ferrari es la tradición sobre ruedas. Pero tanto Fernando Alonso como Aldo Costa, director técnico, no se muestra preocupados: "Los proyectos futuristas no siempre son mejores que los más conservadores", aseguró el piloto español al periódico La Stampa la pasada semana. Y todo Maranello está con él.
Escapes adelantados, pequeñas cajas de cambios, pisos dobles… Las soluciones ingeniosas para darle la vuelta a las normas y conseguir un extra de velocidad o agarre están proliferando por el paddock. Pero Ferrari, cuyo monoplaza ya ha sido presentado, no tenía ninguna sorpresa, ninguna novedad ingeniosa, ninguna polémica…
Ferrari apostó por desarrollar un bólido potente de la manera tradicional: "Creo que los coches más rápidos serán los que tengan el mejor equilibrio entre la aerodinámica, la mecánica y la fiabilidad", dice Costa a L’Equipe.
Revoluciones aparte, en Maranello tienen la experiencia necesaria para apreciar las áreas que finalmente dan resultado de verdad. Realizar inventos demasiado futuristas podría tener consecuencias negativas: "Si se intenta algo extremo en un área, se puede pagar en otra; así que para que un coche gane se necesita un equilibrio apropiado", dice Costa.
Por eso confían en el F150: quizá no tenga soluciones impresionantes, pero trata de seguir la tradición italiana deportiva, y por su palmarés, están convencidos de que no se equivocan. Además, al monoplaza rojo aún le queda tiempo para ultimarse: "Mecánicamente, el coche estará casi completo en Jerez. Pero desde el punto de vista aerodinámico, todavía quedan muchos cambios por llegar. Más que un enfoque extremo, estamos buscando un enfoque productivo."
Por Héctor Campos