Boullier: "También podría haber sido atropellado yendo a por el pan"
Expertos, ex pilotos y demás personalidades del automovilismo se cuestionan si los deportistas deben competir en otras especialidades distintas de la suya. El accidente de Robert Kubica en el Rallye Ronde di Andora ha resucitado la polémica: "Hay que cuidar las inversiones", comenta Jackie Stewart en el periódico Telegraph, hablando del sueldo de los pilotos de Fórmula 1. "Creo que es un reto impedir a los pilotos que hagan actividades que me parece son un imprudentes a las puertas de una temporada de Fórmula 1".
Robert Kubica no es el único al que le gusta correr fuera de las pistas de Fórmula 1; Mark Webber ya dio un susto el año pasado al ser atropellado en bicicleta durante la disputa en Australia de un triatlón. La capacidad competitiva de estos superdeportistas va más allá de cualquier mortal, y les hace inscribirse en pruebas que pueden hacer peligrar sus compromisos puramente profesionales con sus respectivos equipos.
El jefe de Renault, Eric Boullier, como explicábamos ayer en CarandDriverTheF1.com, es más permisivo, y considera necesario que sus pilotos tengan aguas libres por las que nadar, y recuerda que al polaco siempre le gustó competir en Rallyes.
Sin embargo, no lo ve de la misma manera el que fuera jefe de BMW-Sauber hace unos años, Mario Theissen: "¿Qué sentido tiene trabajar duro para lograr la máxima seguridad en la Fórmula 1 si luego un piloto se lastima seriamente en otras actividades competitivas?", se lamenta ante la Associated Press.
Boullier recuerda que no por quedarse en casita un piloto no está expuesto a riesgos importantes: "También podría haber sido atropellado por un autobús yendo a por el pan".
Por su parte, Martin Brundle y Patrick Carpentier están de acuerdo en calificar como "loca" la decisión de competir en Rallyes en mitad de la pretemporada de Fórmula 1. Patrick, además, considera que el responsable no es el piloto, sino el equipo: "Si hubiera que culpar a alguien, sería al equipo, que no debió dejarle hacer rallyes", declara a Rue Frontenac.
Pero bien es sabida la pasión de los pilotos por actividades deportivas alternativas. El mismo Fernando Alonso se encontraba esquiando en Val Gardena cuando recibió la mala noticia del accidente de su compañero y amigo Robert Kubica. Para su antiguo jefe de equipo, Flavio Briatore, todo es tan simple que no merece más discusión: "No se puede culpar a nadie; el accidente fue justamente un accidente".
Leyendas de la competición como Jim Clark, Graham Hill o Ronnie Peterson tuvieron gloriosas trayectorias en el mundo de los prototipos, las 500 Millas de Indianápolis y numerosas incursiones en categorías menores. El propio Jim Clark perdió la vida en una modesta carrera de Fórmula 2 en 1968, mientras que otras figuras como Derek Bell o Jacky Ickx cosecharon incluso más triunfos en estas categorías 'alternativas' a la Fórmula 1. Por tanto, la incursión de Robert Kubica en el mundo de los rallyes es cualquier cosa menos extraña.
Kubica continúa sedado por el dolor, pero ya ha despertado e incluso ha hablado con familiares y amigos. Los médicos consideran muy satisfactoria su recuperación, e incluso ha podido mover los dedos de su mano, por lo que son esperanzadores sobre su recuperación. Sin embargo, no sabrán hasta pasados varios días si la recuperación de su extremidad será total o parcial, ni cuánto tiempo de rehabilitación le llevará, aunque de momento no observan síntomas de rechazo o inflamación. Kubica tendrá que volver al quirófano para tratar sus otras fracturas de menor gravedad en el codo y hombro, operaciones que se han pospuesto para tratar de salvar primero su mano derecha.
Por Héctor Campos y Cristóbal Rosaleny