El piloto filandés aún no se ha pronunciado
El jefe de rallyes de Citroën, Olivier Quesnel, abre las puertas al campeón mundial de Fórmula 1, Kimi Räikkönen en el caso de que el finlandés quisiera abandonar su equipo para regresar a la máxima especialidad automovilística: "Si se quiere ir, no podría alegar nada, porque es un cliente", dice a RMC Sport. "Él ha alquilado un coche con nosotros con sus propios patrocinadores", explica Quesnel.
El regreso de Raikkonen no se ha materializado en las últimas temporadas como sí ha sucedido con Michael Schumacher. El piloto finlandés debutó en el Mundial de Rallyes a tiempo completo la pasada temporada con Citroën, y asegura que competirá este año con un DS3. Pero la presión de la prensa y los organismos automovilísticos para que regrese a la Fórmula 1 ha aumentado en los últimos días, especialmente tras la lesión de Robert Kubica.
"Supongo que debe haber una presión considerable de Bernie Ecclestone, la FIA y de toda la Fórmula 1 entera para verle regresar, porque todavía es un piloto emblemático para el deporte", opina Quesnel.
Pero Raikkonen hace gala de su apodo: hombre de hielo, y aunque quizá no lo fuera dentro de la pista, sí lo es ante los micrófonos y la prensa en general. Así que no suelta prenda y sigue con sus planes de competir en rallyes.
Quesnel cree que, para convencer al finlandés de 31 años, deberían ofrecerle una muy buena oferta: "Si recibiera llamadas telefónicas, deberían ser muy convincentes para hacerle regresar".
Por Héctor Campos