El MGP W02 sufrió ayer problemas de fiabilidad
Los tiempos del MGP W02 en la primera jornada de entrenamientos de Jerez no han sido los esperados por Mercedes GP. Finalizando con un crono de 1' 23"963, Nico Rosberg se quedó ayer con el noveno mejor tiempo del día, a tres segundos del Ferrari de Felipe Massa. Esta diferencia ha hecho saltar las dudas sobre el rendimiento del nuevo monoplaza germano, aunque Rosberg ya ha afirmado que no hay de que preocuparse.

El primer día de tests en Jerez no fue el ideado por los miembros de Mercedes GP. Ayer era Nico Rosberg el encargado de pilotar el MGP W02 y no tuvo el día soñado: el monoplaza se paró pasadas las tres de la tarde en la curva 7 y al finalizar la sesión se encontraba a tres segundos del mejor crono de la jornada.

Para los medios de comunicación y aficionados estos tres segundos de diferencia son muy preocupantes y ya empiezan a temerse un duro año como el anterior. Sin embargo, Nico Rosberg se muestra cauteloso y optimista, y niega que no ha sonado ninguna señal de alarma dentro del box. "Este es un coche provisional. Así que no solo te debes fijar en el ritmo sino también en todas las nuevas partes que están por llegar", señalaba el joven de Wiesbaden al diario germano Bild.

No solo el ritmo y rendimiento del MGP W02 preocupó ayer a los asistentes en Jerez, sino también la poca fiabilidad que mostró el monoplaza en pista. "Los problemas técnicos son cosas que siempre esperas que ocurran en un nuevo monoplaza", recalcaba Rosberg.

Ya no solo el tiempo del piloto de 25 años era tema de conversación, incluso el crono marcado por Felipe Massa no se acercaba a los mejores resgistros del circuito jerezano. "¿El tiempo más rápido? Eso no significa nada", señalaba el propio Massa a los medios italianos.
Por Cristina Díaz