Primeras declaraciones del polaco tras su accidente en Italia
Hoy, la Gazzetta dello Sport ha recogido las primeras reacciones en persona de Robert Kubica sobre lo sucedido en el accidente y sus planes de futuro. Hasta el momento, las informaciones que trascendían sobre el estado de salud del polaco se conocían a través de los informes médicos, de las declaraciones de su mánager, Daniele Morelli, del jefe de equipo de Lotus Renault, Eric Boullier, y de aquellos que se habían acercado hasta el Hospital Santa Corona.

Todos tenemos presente la imagen del accidente de Robert Kubica en el GP de Canadá de 2007. Increíblemente, el polaco salió ileso de tal espectacular choque y un año más tarde, conseguía la victoria en el mismo Gilles Villenueve. Tal y como ha declarado Kubica a la Gazzetta dello Sport, los accidentes le hacen a uno más fuerte, y afirma que regresará a la Fórmula 1 con más energía que nunca.

"Quiero volver a la pista lo más fuerte posible, porque después de estos accidentes ya no eres el que eras antes, eres mejor. Ya me pasó también en 2007 después del accidente en Canadá. Estuve de baja durante una carrera y cuando regresé fui mejor. Un piloto no es solo acelerador y volante, es mucho más que eso. Hay una diferencia entre alguien que pilota al ochenta por ciento y otro que lo hace al noventa y cinco por cien de sus posibilidades: en este quince por ciento extra encuentras las habilidades y motivaciones para seguir. Desde 2007, soy más fuerte y sabio como piloto. Y pasará lo mismo esta vez, cuando regrese con buena forma física", ha señalado Kubica.

En cuanto al accidente que sufrió el pasado domingo, el polaco asegura no recordar nada de lo sucedido, pero que su estado físico va mejorando día tras día. "Los dedos se mueven, puedo sentirlos así como también el brazo", ha afirmado el polaco.

"Recuerdo bastante bien cuál era mi estado hace siete años cuando iba con un amigo en el coche y nos golpeó otro coche que conducía un borracho. Entonces acabamos estrellándonos en una barrera antes de caer por un acantilado. El mismo brazo derecho quedó masacrado. Pero después de cuatro días, su estado no pintaba tan bien como ahora, y eso me tranquiliza. El doctor Ceccarelli hizo el resto y ahora también me está ayudando", ha recordado Kubica.

Después de lo ocurrido, Kubica es consciente de su estado físico, de la fuerza que ha demostrado y de la situación de Lotus Renault: "Siento lo que ha ocurrido. No tendría que haber pasado. No sé ni qué es lo que pasó; no puedo recordar nada del accidente. Me encontré en el hospital y todo me lo ha estado explicando mi mánager, Daniele Morelli, que lleva aquí desde el domingo".

Con el accidente, el polaco no ha asegurado que vaya a seguir participando en rallyes. Su única preocupación es estar listo para la F1. "Si no lo hubiera hecho, me hubiera quedado en casa lamentándome. Así que lo hice y ahora estoy en la cama. Pero los rallyes no son solo una pasión, son un duro entrenamiento para la F1. Piloto mejor en la F1 porque he hecho algunos rallyes durante el último año. El rally ayuda a tu concentración, especialmente desde que no hay entrenamientos de F1. La actuación que hagas en el circuito depende de muchos factores. El rally me ha permitido trabajar en ciertos aspectos de mi mismo donde necesitaba mejorar. Es importante en una temporada como ésta con 20 carreras", ha asegurado Kubica.

El mánager del polaco, Daniele Morelli, le ha cogido el relevo a las palabras de su representado y ha asegurado que los médicos le prepararon para lo peor cuando Kubica llegó al hospital. El piloto de Lotus Renault había perdido una importante cantidad de sangre en el accidente. "Cuando llegó aquí tenía muy poca sangre en su cuerpo. Los médicos me dijeron 'llama a los padres del chico'. Sentí un terrible escalofrío", reconocía Morelli.
Por Cristina Díaz