Análisis del planning de los equipos en el segundo día de test en Jerez
Tal y como les contábamos ayer al final de la tarde, el segundo día de tests invernales en el Circuito de Jerez de la Frontera fue una jornada maratoniana, donde los principales equipos dieron más de una centena de vueltas, aprovechando hasta el último minuto de pista. Nuevamente, la labor de las diferentes escuderías de la parrilla fue muy poco concluyente.

De hecho, el objetivo de estos tests está siendo recopilar datos masivos de cualquier aspecto del coche (motor, comportamiento aerodinámico, desgaste de neumáticos y adaptación de los monoplazas a los nuevos Pirelli PZero, sistemas del coche, frenos…) para después realizar, antes de las próximas pruebas en Montmeló, los cambios pertinentes en fábrica. Al mismo tiempo, ayer la fiabilidad fue uno de los puntos centrales de la jornada, pues pudimos ver cómo Ferrari, Mercedes, Red Bull, Renault y Toro Rosso hacían tandas largas precisamente para revisar este aspecto. Por último, se ha comenzado con el trabajo de set-up (puesta a punto) y balance del coche.

En este sentido, Felipe Massa se pasó toda la mañana probando los cuatro tipos de neumáticos que suministra ahora mismo Pirelli. Sin duda, debió de probar los blandos y súper-blandos, pues fue cuando realizó los stints más veloces del día. Por la tarde, el brasileño realizó tandas largas para recoger el máximo número posible de datos y analizarlos posteriormente. El piloto se mostró muy contento por haber podido completar el programa de trabajo en los dos días que ha estado al volante del F150th Italia y muy satisfecho con la fiabilidad del coche. Además, reconoció que hay mucho trabajo que hacer con los neumáticos hasta comprenderlos completamente y ver cuál es el mejor set-up que se adapta a ellos y al propio monoplaza. Respecto del ala trasera movible y del KERS señaló que todavía no tienen claro cómo va a funcionar exactamente en los adelantamientos, por eso, cuanto más fiable sea el coche, más posibilidades tienen de estudiar estos nuevos aspectos de la reglamentación.

Red Bull hizo un programa de trabajo bastante similar al de Ferrari, realizando tandas largas para recoger cuantos datos fuera posible y probar la fiabilidad del nuevo RB7. Los austríacos han estado centrados también en los Pirelli y además, han incorporado nuevos elementos aerodinámicos.

En McLaren pasaron buena parte de la mañana adaptando el coche a Jenson Button, pues era la primera vez que se subía al mismo. Por la tarde, estuvieron haciendo cambios en el set-up, que el domingo incorporarán al coche cuando Button retome el trabajo. Además, el inglés se mostró bastante sorprendido con el muy diferente comportamiento de los distintos compuestos de los PZero. Además, dijo que por televisión los espectadores van a poder ver con claridad cuán desiguales son a lo largo de un Gran Premio.

Por su parte, en Lotus Renault, Vitaly Petrov estuvo probando varios aspectos de los neumáticos: primero, que el calentamiento de los mismos no era un problema para el coche, así como que los niveles de degradación fueran razonables. Además, se trabajó en la optimización del KERS en conjunción con el sistema de frenos y tampoco dejaron de lado la aerodinámica. Sólo perdieron tiempo de pista por un fuga de agua, que finalmente se solventó sin mayor complicación.

En Mercedes, Michael Schumacher se haría con el mejor tiempo del día gracias a una serie de tandas cortas con las que iniciaron su día de trabajo. Los alemanes estuvieron trabajando en el sistema KERS, así como en la adaptación del ‘Kaiser’ al mismo. Después, comenzaron a realizar cambios en el set-up con los compuestos medios y súper-blandos en tandas largas. El equipo alemán demostró una gran fiabilidad, pues ‘Schumi’ dio 112 vueltas sin contratiempo alguno.

En Williams, en cambio, la cosa no fue tan bien, pues sólo pudieron rodar 37 vueltas. En principio, la batería del KERS parecía ir mal, según les mostraba un sensor del mismo. Pero el fallo estaba en éste último, en el sensor, lo que les hizo perder tres horas y media. Tras ello, aprovecharon el tiempo para comprender las características aerodinámicas del coche en relación con los cambios que fueron aplicando en el set-up. Más tarde, iniciarían una tanda larga de simulación de carrera, que acabó pronto en la curva 4 con la salida de pista de Maldonado, que dejó el coche completamente destrozado.

Los suizos de Sauber tuvieron un día bastante similar, que acabó también con una accidente de Sergio Pérez, que perdió el tren trasero cuando iba con los neumáticos más duros.El equipo estaba concentrado en la evaluación de los distintos set-up del coche con la gama de neumáticos disponible. Además, comprobaron que no tenían problemas de calentamiento ni con los neumáticos intermedios ni con los duros, pero creen que todavía pueden sacar más partido al compuesto más blando.

Jaime Alguersuari estuvo concentrado con Toro Rosso en tres elementos principales: evaluación de los neumáticos, distribución de pesos y puesta a punto. En cuanto a los neumáticos probaron tres compuestos y sólo obviaron los súper-blandos. El catalán reconoció que pensaba que el KERS y el ala trasera móvil serían más complicados de manejar, pero que a la postre eran dos sistemas bastante sencillos para el piloto.

Trulli, por su parte, realizó el siguiente trabajo con Lotus:

Ajustes del cockpit.
Chequeo general de sistemas.
Sangrado de frenos.
Cambios en el camber trasero.
Modificaciones de base en el set-up.

Parece ser que sobre las 13:15 hrs. se produciría un fallo mecánico que acabó con la sesión de los malayos. Por la noche llegaron piezas de la fábrica que solucionaron el problema.

Por último, Timo Glock trabajó con Virgin en el ala trasera móvil, que montaron por primera vez, viendo cómo se comportaba en el coche. El resto de su labor se centró, como todos, en la comprensión de los neumáticos.
Por Raúl Molina