Los pilotos temen que se pierda la esencia del deporte
El actual campeón del mundo, Sebastian Vettel, ha comentado que algunas de las novedades introducidas para la próxima temporada están centradas únicamente en crear espectáculo. El alemán ha señalado que el alerón ajustable y los compuestos de Pirelli son los dos aspectos que harán que la Fórmula 1 sea todo un show para los espectadores.


A algunos pilotos de la F1 parece no gustarles demasiado la incorporación de algunas de las novedades para el mundial 2011. Así, y en opinión de Sebastian Vettel o Fernando Alonso, los alerones traseros ajustables y los compuestos de Pirelli están más centrados en el negocio y el espectáculo que no en la esencia del deporte.

"La F1 se está convirtiendo en algo más radical, con más y más atención centrada en el show. Me pregunto si esto es necesario", aseguraba Vettel a la revista germana Der Spiegel.

Por su parte, Fernando Alonso ya declaró años atrás que la Fórmula 1 no era únicamente un deporte. "Hay demasiado negocio como para ser un deporte, y demasiado deporte como para ser solo un negocio. Pero no es pura y simplemente un deporte porque hay demasiados intereses y factores en juego", aclaraba Alonso al diario AS.

Otro de los regresos que está dando que hablar es el KERS. El sistema de recuperación de energía ya se dejó de usar la temporada anterior después de su debut en 2009. Sin embargo, en 2011 volverá a estar presente en los monoplazas.

También hay rumores acerca de que las demandas de los pilotos se están convirtiendo en algo poco razonable. "Si se llega a un punto crítico nos sentaríamos juntos y lo discutiríamos. Es sobre nuestra seguridad", aclaraba el actual campeón del mundo.

Una de las demandas de seguridad ya apuntadas es el retraso que hay entre el momento en que los pilotos pulsan el botón del alerón ajustable y el tiempo que necesita esta novedad para activarse antes de frenar.

La semana pasada en Jerez varios observadores afirmaron que había pilotos que tenían problemas en las frenadas después de la recta. "Hay una especie de 'tierra de nadie' de al menos cinco metros en el que el alerón no ha vuelto a su posición", confirmaba Jarno Trulli a Autosprint.

Sin embargo, Jenson Button parece discrepar de sus compañeros. "De hecho, me sorprendí de lo rápido que el alerón reaccionó al apretar el botón", señalaba el piloto de McLaren.

En el Circuit de Catalunya, pilotos y escuderías tendrán cuatro días para comprobar que todo funcione a la perfección y que a parte del espectáculo, la seguridad sea algo que siempre esté presente en la Fórmula 1.
Por Cristina Díaz