Iba un listo conduciendo por una carretera secundaria, cuando vio un cartel que decía: 'Curva peligrosa a la izquierda'.
Y sin dudarlo, giro a la derecha.