Los jefes de equipo se reúnen hoy para decidir el futuro del GP de Bahréin
El tricampeón de Formula 1, Niki Lauda, insta a las autoridades de la competición a que se suspenda la carrera inaugural de la temporada en Bahréin. Ecclestone tomará una decisión la semana que viene. Entretanto la FOTA se reúne hoy, viernes, en Barcelona.

"Se trata de la democracia en el país", declara Niki Lauda al Bild Newspaper, mientras que los oponentes al gobierno bareiní combaten contra la policía en la Manama, la capital.

"Estaría mal que de pronto irrumpiésemos con un evento deportivo", prosigue el austriaco, "Tenemos que permanecer lejos de allí."

La segunda ronda del Gran Premio asiático de GP2 ha sido cancelada. Algunos participantes, entre los que se encontraba el español Dani Clos, revelaron que su hotel estaba a tan solo 200 metros del centro de los enfrentamientos.

El catalán comenta cómo después de recibir la noticia de la cancelación del evento, su único pensamiento era buscar la forma de salir del país y, según declaró al periódico AS, "cuanto antes mejor".

Los equipos de Formula 1 aún no han declarado una posición unificada sobre las pruebas de marzo y el primer Gran Premio del mundial. La FOTA se reunirá hoy, viernes, en Barcelona.

"La seguridad de nuestros empleados es de suma importancia", afirmó el vicepresidente de Mercedes, Nobert Haug.

Bernie Ecclestone, director ejecutivo de la FOM, habló con los medios de comunicación a última hora el jueves, y admitió su preocupación. "No es bueno, ¿verdad?", dijo el británico, "Si las cosas siguen como ahora, la respuesta es no. Si no se tranquilizan antes del miércoles, creo que probablemente se tendrá que cancelar".

Añadió que tomarían una decisión el martes o el miércoles, pero que no aconsejaba a nadie hacer planes de viaje. Finalmente en cuanto al Gran Premio, comentó que quizá haya que posponerlo, de nuevo, en el calendario.

El ejercito de Bahréin dijo en la televisión estatal la noche del jueves que tiene "puntos clave" de Manama de nuevo bajo control. Pero la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, admitió una "profunda preocupación" por la reacción violenta del gobierno a las protestas.
Por Maitane Santiago