Cree que retrasar el Mundial no ayudará a mejorar el rendimiento de otros equipos
El jefe de equipo de Red Bull cree que las rectas del circuito de Sakhir habrían perjudicado a su escudería en términos de prestaciones, ya que el motor Renault que monta el RB7 es uno de los menos potentes de la parrilla.

La cancelación del GP de Bahréin podría jugar a favor de Red Bull. Así lo cree el jefe del equipo, Christian Horner, tras escuchar los comentarios que mencionaban que tanto McLaren como Mercedes serían los grandes beneficiados por el retraso de la carrera inaugural.

"Con sus grandes rectas, Bahréin no habría sido un buen lugar para lucirnos", declara Horner al periódico Bild.

Red Bull ha confesado ya en varias ocasiones que su coche no es tan rápido en las rectas como sus rivales, especialmente los equipados con motor Mercedes, debido a la escasa potencia del propulsor Renault que monta el RB7.

Por otro lado, sobre la supuesta ventaja que puede dar el retraso en la fecha de inauguración del Mundial 2011 a equipos que todavía no están listos para empezar el campeonato, Horner responde: "Diez días más no van a marcar una gran diferencia".

En cambio, Norbert Haug, jefe de Mercedes GP, opina lo contrario: "Llegados a este punto antes del inicio de temporada, todos los equipos trabajan hasta el último minuto", comenta Haug a Auto Motor und Sport.

Además, Haug insiste en que el tiempo extra que tienen los pilotos hasta la apertura de Australia les da a todos "un pequeño respiro".
Por Andrea Muñoz