El piloto brasileño querría estar en Virgin Racing
La escudería le puso como condición para su continuidad en el equipo que consiguiera algún patrocinador, pero el brasileño no pudo hacerlo a tiempo.

Lucas Di Grassi no lo ha superado. Hace más de un mes se quejaba de que su asiento en Virgin Racing había sido literalmente vendido al belga Jerome d’Ambrosio, y hoy sigue insistiendo.

"Yo tenía un contrato con Virgin, pero necesitaba un patrocinador", asegura a Arena SporTV. "No lo logré, pero el belga sí. Ahora estoy en una fase de reestructuración para volver a la Fórmula 1 la próxima temporada."

Di Grassi verá este año los toros desde la barrera, aunque Globo Esporte cree que podría unirse a Pirelli en el desarrollo de sus neumáticos.

En cualquier caso, el brasileño tiene ganas de que empiece la temporada para ver un buen espectáculo deportivo del que es incapaz de predecir quién dominará sobre el resto: "He hablado con amigos que todavía están ahí. Incluso cuando se pilota es difícil saber qué pasará sólo por los resultados de la pretemporada. Pero creo que Red Bull todavía es muy fuerte, igual que Ferrari", comenta el piloto.

"McLaren oculta algo o no será tan bueno desde el inicio de la temporada", concluye.
Por Héctor Campos