El nuevo Shinkansen es capaz de rebasar los 300 kilómetros por hora en seis minutos

El convoy enlazará Tokio con la población de Aomori, en el norte del país


El Shinkansen o tren bala japonés ha estrenado su último modelo, un silencioso y aerodinámico convoy denominado Hayabusa que, teñido de verde, rosa y blanco, es capaz de alcanzar 300 kilómetros por hora en apenas seis minutos.

Su debut ha reunido a una multitud de entusiastas en las dos estaciones que une, Tokio y Aomori (en el norte de Japón), una distancia de 714 kilómetros que el nuevo tren recorre en tres horas y diez minutos. Con un morro de 15 metros, similar al frontal de un torpedo, el Hayabusa (halcón peregrino) es un compendio de tecnología de vanguardia, como un sistema que lo hace bascular y le permite mantener los 270 kilómetros por hora en las curvas.

Es el más estable, rápido y silencioso de los Shinkansen japoneses, que en sus 46 años de existencia nunca han sufrido un accidente mortal y cuya demora media es inferior a un minuto. Desde su inauguración el 1 de octubre de 1964, cuando la alta velocidad era un concepto casi utópico en Europa o EEUU, el Shinkansen apenas ha sufrido incidentes, a pesar de que Japón es un país proclive a terremotos y tifones.

Suspensión

Este halcón peregrino tecnológico es el último producto de la ingeniería japonesa aplicada al ferrocarril, resultado de diez años de investigaciones. Circula a 300 kilómetros por hora durante gran parte del trayecto pero, gracias a una suspensión de última generación, es capaz de reducir el balanceo y las vibraciones. Un revestimiento especial en cada uno de sus diez vagones lo hace además más silencioso, al igual que la aerodinámica de su morro, destinada a amortiguar los ruidos de entrada y salida de los túneles, así como las fuertes ráfagas de viento del norte de Japón.

El nuevo modelo ha abandonado los colores azul y blanco que tradicionalmente han identificado al Shinkansen para teñirse de verde turquesa en la parte superior y blanco en la inferior, con una línea rosada de separación. Como alegoría de los árboles de hoja perenne ha justificado la compañía ferroviaria japonesa la elección del verde, mientras la designación del blanco es en alusión a las nubes, según JR East, la Renfe japonesa.

Turistas extranjeros

Una portavoz de esa compañía aseguró a Efe que su interés es atraer, además de a los japoneses, a los turistas extranjeros, entre quienes el tren bala goza de una gran popularidad, ya que suele ser habitual la compra del pase de uso libre de la red ferroviaria del país (el JR Pass, que cuesta en torno a los 300 euros por semana y permite el uso ilimitado de los trenes en el tiempo acordado en todo el país, incluidos los trenes bala).

Su debut en la estación de Tokio se vio, no obstante, un tanto oscurecido por la caída a la vía de un pasajero que obligó a retrasar en siete minutos su salida, prevista para las 8.12 hora local (23.12 GMT del viernes), si bien no hubo que lamentar daños. Unas 1.500 personas se agolparon en la enorme estación tokiota para el estreno del Hayabusa, cuyo primer billete se había vendido en subasta por 385.000 yenes (3.350 euros, 4.680 dólares), cuando una butaca de primera clase de un único sentido cuesta 26.360 yenes (230 euros, 320 dólares).

550 kilómetros en una hora

Además del Green Car o primera clase de los Shinkansen, el Hayabusa incluye el más exclusivo GranClass, un vagón con 18 asientos reclinables de cuero -frente a los 80 de turista-, que se asemeja a la clase preferente de las aerolíneas. El Hayabusa es la serie E5 del Shinkansen y desde el 2013 está previsto que alcance los 320 kilómetros por hora, un récord en el transporte terrestre en Japón. Gracias a ello recortará 49 minutos a las 3 horas y 59 minutos que otros trenes bala tardan en cubrir el trayecto entre las estaciones de Tokio y Shin-Aomori, en el extremo norte de la isla de Honshu.

Eso a pesar de que la velocidad no es la gran apuesta de las compañías ferroviarias niponas, pues ya cuentan con un proyecto de tren de levitación magnética, denominado Maglev, cuyos primeros viajes se esperan para el 2030. Con el Maglev, los 550 kilómetros entre las dos grandes ciudades del país, Tokio y Osaka, estarán a solo una hora de distancia en tren, hito que los japoneses aguardan con fervor para dar nuevas pruebas de su avanzada tecnología.

fuente: elperiodico.com