MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -


El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha asegurado que la DGT ha "adecuado" los radares al nuevo límite en autopista y autovía a 110 km/h, respetando un margen de error, y ha dado instrucciones "claritas" a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) para que haga lo propio con los radares móviles.

En este sentido, preguntado por el comunicado de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UOGC), en el que la asociación se queja de que el nuevo límite de velocidad está generando dudas a los agentes a la hora de multar, Navarro ha negado que exista confusión sobre el margen de error que hay que aplicar sobre el límite de 110 km/h.

"A lo mejor a este guardia no le han llegado las instrucciones, pero yo le aseguro que la Guardia Civil tiene las instrucciones y claritas", ha señalado tras participar en la presentación de la tercera edición de la campaña Ponle Freno del Grupo Antena 3.

La DGT aplica un margen de error sobre la velocidad que capta un radar, ya que entiende que el aparato o el velocímetro del vehículo del conductor pueden equivocarse en unos cuantos kilómetros hora. "No verá multas a 111 ni a 112 kilómetros por hora", ha subrayado Navarro, que sin embargo, ha recordado a todos los conductores que la obligación es respetar el límite establecido y no conducir a más de 110 kilómetros por hora.

"Es verdad que aplicamos el margen de error y los coeficientes correctores como hemos aplicado siempre, pero si la velocidad es 110, el papel de la DGT es gestionar el tráfico y vigilar la disciplina del tráfico", ha subrayado.

Sobre cómo ha funcionado la medida los primeros días, ha indicado que "no ha habido incidencias", ya que "los ciudadanos más o menos lo han entendido" y "arriman el hombro" colaborando. "A ver si entre todos podemos reducir un problema que puede afectarnos la recuperación económica y al empleo", ha indicado Navarro, quien ha asegurado que la DGT va a intentar "dar todo tipo de información".

Respecto a las cifras de víctimas mortales con la que se ha estrenado el nuevo límite --ningún muertos el primer día que se puso en marcha y un fallecido el segundo día--, ha señalado que "no hay ninguna evidencia científica que permita relacionar una cosa con la otra" y que será con "el transcurso del tiempo" con el que se "podrá dar los datos de los efectos de la medida, y de los efectos colaterales o secundarios de la medida". "En cuatro meses ya veremos", ha apuntado, en relación con el periodo en el que va a estar vigente el nuevo límite de momento.

Sobre las críticas que ha recibido la DGT por un supuesto afán recaudatorio, ha indicado que Tráfico ya está acostumbrado a que cualquier medida que se haga, "sea blanca o negra, por arriba o por abajo, siempre se dice que es para recaudar" y ha insistido en que es "mucho mayor los ingresos que se pierden desde el punto de vista fiscal por lo que está vinculado al precio de gasolina que las posibles recaudación que pudiera haber por multas".

DELITO IR A 190

Por otro lado, respecto a la posibilidad de que el nuevo límite de velocidad haya afectado a la aplicación del Código Penal, de modo que si antes era delito ir a más de 200 km/h ahora lo sea a más de 190 km/h, Navarro ha indicado que a la DGT no va a "perder mucho tiempo" defendiendo a los que van a 190 km/h. "Con el límite a 110 ir a más de 190, como se dice en 'argot' popular, tiene delito", ha subrayado Navarro, quien ha confesado que es un tema que le "preocupa poco".

En este sentido, ha indicado que "en aplicación estricta de la ley" antes era delito conducir a más de 200 km/h y ahora lo es a más de 190 km/h, ya que el Código Penal señala que circular a más de 80 km/h sobre el límite permitido en vías interurbanas es delito. "Que quiere que le diga, no voy a perder mucho tiempo intentando defenderlo", ha indicado.

Por su parte, el Fiscal delegado de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha indicado en el mismo acto que los fiscales delegados en la materia están estudiando "desde la perspectiva del bien jurídico protegido" si el nuevo límite tiene que afectar a la forma en que se aplica el Código Penal. "La cuestión es el bien jurídico protegido", ha explicado.

En este sentido, fuentes de la Fiscalía consultadas por Europa Press han indicado que "en principio es discutible" que vaya a ser delito conducir a partir de 191 km/h, ya que las motivaciones por las que se ha cambiado el límite de velocidad son energéticas y no por seguridad vial, y por lo tanto no son las adecuadas para imputar a un conductor por un delito por superar los 191 km/h, mientras que hasta ahora se venía imputando a partir de los 201 km/h.

No obstante, Vargas ha insistido en que todavía no hay una postura firme sobre el tema, que se anunciará seguramente en unas jornadas de los fiscales delegados de Seguridad Vial el 13 y 14 de abril. En todo caso, ha subrayado que conducir "a partir de 200 es una barbaridad" e "ir a más de 190 es de una peligrosidad extrema".

En este sentido, ha indicado que los límites que fija el Código Penal para distinguir que excesos de velocidad pueden ser considerados delitos es "muy alto" y "benevolente" y, de hecho, "son tan altos que hay pocos conductores que los rebasen". Asimismo, ha señalado que la lucha contra los excesos de velocidad es "una prioridad para el ministerio Fiscal". "El mensaje queda claro, son causa principalísima de siniestralidad", ha concluido.