El holandés desmintió el supuesto dopaje de los dirigidos por Guardiola y exigió disculpas de los clubes implicados.

por La Tercera - 21/03/2011

Johan Cruyff jugó en Barcelona entre los años 1973 y 1978. Además, fue presidente de honor del club azulgrana, por lo que es una palabra autorizada para referirse al club catalán.

Esta vez, el holandés en su columna semanal en el "El Periódico", se refirió a las graves acusaciones que hicieron diferentes clubes, entre ellos el Real Madrid, dejando entre ver un supuesto dopaje por parte de los jugadores del Barcelona.

"La acusación es demasiado grave, demasiado bestia, como para que no haya habido unas disculpas, y muy bien dadas, ya no por parte del denunciante sino, como parte implicada -por otros, sí, pero implicada-, del propio Real Madrid", disparó Cruyff.

Además, se refirió que se debe respetar al rival, por mucha rivalidad que exista.

"La deportividad, siempre, por encima de todo. La rivalidad no está reñida con la deportividad. La diferencia de comportamiento, de valores, del que está dentro o del que está fuera del campo, es decir, del que es deportista y del que no lo es, nada tiene que ver", asegura Cruyff.

Para finalizar, se analizó los múltiples enfrentamientos que sostendrán Barcelona y Real Madrid, donde jugarán la final de la Copa del Rey y empezar a definir la liga.

"¿Fracaso del Madrid si el Barça le deja en blanco? Imposible. ¿Fracaso del Barça si se diese lo contrario? Imposible. Pase lo que pase, gane quien gane, una temporada muy digna para ambos", concluyó.