Australia dejó muchas dudas y caras poco convencidas
Segunda carrera del año, pero con sensación de empezar otra vez el mundial: Australia dejó muchas dudas y caras poco convencidas, tanto con la nueva reglamentación como con coches y pilotos. No es de extrañar que el vigente campeón mundial y líder de 2011, Sebastian Vettel, establezca en Malasia el inicio verdadero de la temporada: "Será la primera carrera real después del circuito semiurbano de Albert Park". ¿Querrá demostrar su superioridad también en Kuala Lumpur?

Mientras parte de Red Bull Racing prepara el monoplaza de Sebastian Vettel para las esperadas altas temperaturas de Sepang, casi todos los mecánicos tendrán que esforzarse al máximo para desmontar y revisar a fondo el coche de Mark Webber. Después de su extraño bajo rendimiento en la primera carrera del año, el equipo cree que las causas se encuentran en el chasis. Y llegarán hasta él para cambiarlo si hace falta. Será así la primera carrera real también para Mark Webber, que no pudo lucirse ante su público hace dos semanas en Melbourne.

Los mecánicos tendrán mucho trabajo, en general, en todos los equipos. En Hispania Racing sobre todo, pues quieren clasificarse para la carrera, algo que no lograron en Australia, y montarán un nuevo morro entre otras novedades. Sus responsables aseguran que esta vez no debería ser un problema acceder a la parrilla de salida. Primera carrera, pues, también para ellos.



Cuatro cambios de neumáticos
En Australia las estrategias más habituales fueron a dos paradas, pero todo cambiará bajo el sofocante calor malayo. Pirelli quiso prepararse para Malasia en Turquía la semana pasada, con Pedro de la Rosa exprimiendo al máximo las gomas en condiciones de gran desgaste y degradación en la famosa curva 8 de múltiples radios.

Sin embargo, la lluvia lo estropeó y no dio ni tregua ni opción para probar el apoyo lateral sobre seco, así que la incertidumbre sobre los neumáticos será mayor. Pirelli cree que la mayoría de los equipos hará, al menos, cuatro paradas en boxes. Y es que en Australia se vivieron temperaturas otoñales, nada de calor. Por eso, tanto si en Malasia aprieta el sol como si cae una típica tormenta tropical, las condiciones serán nuevas para Pirelli. Primera carrera bajo dichas condiciones, pues, también para ellos.



Sepang sigue siendo el referente
Sepang fue la pista más moderna del mundial de 1999 y la segunda cita en tierras asiáticas. Hoy es la undécima más antigua. Entonces era innovadora, un soplo de aire fresco a un mundial cargado de pistas clásicas, estrechas y con pocas rectas por las que correr. Sepang era la modernidad en estado puro, en las instalaciones y en la manera de concebir la Fórmula 1: grandes rectas casi infinitas; no una, ni dos… sino tres y hasta cuatro tramos de alta velocidad. 'Curvones' amplios y de grandes radios. Una media de anchura de pista de 16 metros. Todo pensado por el espectáculo y para los adelantamientos. Las carreras y los duelos del pasado así lo atestiguan.

Aquella vez Hermann Tilke acertó y afortunadamente aún no se ha destrozado el trazado original con remodelaciones, por lo que podemos disfrutar de un gran circuito cargado de técnica y velocidad, y situado en un país que exige lo mejor de motores y máquinas: la humedad y el calor se alían para desgastar a cualquier valiente. Y la lluvia tampoco necesita invitación para hacer acto de presencia en cualquier momento. Esta vez sí, el alerón trasero móvil tendrá aquí una buena oportunidad para demostrar su tan cuestionada eficacia, gracias a las largas rectas, ausentes en Albert Park. Primera carrera, de verdad, también para él.



Alonso, como en 2003
Fernando Alonso llegará a Malasia con la intención siempre constante de mejorar. Pat Fry, subdirector técnico de Ferrari, adelanta nuevas mejoras para Sepang y China, la siguiente carrera que se disputará sin descanso entre medias. Pat considera que el ritmo de Ferrari fue mejorando el fin de semana y era considerablemente óptimo el domingo respecto al sábado, por lo que toda la Scuderia se ha puesto manos a la obra durante la semana intermedia entre Australia y Malasia.

Tras analizar datos y recoger información, en Ferrari han machacado áreas muy importantes, como el desgaste de los neumáticos y la aerodinámica: "Es un desarrollo constante, toda la temporada", asegura Fry. La Scuderia quiere que Massa esté al nivel de Alonso, mucho mejor que el brasileño en Albert Park. El español quizá recuerda aquel inolvidable sábado de 2003, cuando conquistó la primera posición de la parrilla de salida con su inferior Renault. Era el piloto más joven en conseguir una Pole y auguraba un futuro cargado de éxitos. Hoy volverá al mismo asfalto con un Ferrari entre sus manos, y volverá a soñar con la Pple para, quizá, revivir momentos inolvidables rumo al tercer título mundial.



Red Bull no se confía
Sea como sea, y buscando espectáculo de debajo de las piedras, todos reconocen que Red Bull es el máximo favorito. La que se supone que sería la gran decepción de Australia, McLaren, fue la única alternativa, y fue ocho décimas más lento en la clasificatoria. Ferrari rodó un segundo por detrás. Un mundo. Parar a los chicos de Christian Horner será complicado. Pero no se confía, y asegura que tendrán que trabajar duro para mantener la distancia: "No creo que vaya a ser fácil para nosotros. Alonso, Hamilton, Button… Son pilotos muy buenos contra quienes competimos, y van a ser muy competitivos en las próximas carreras". Que así sea, por el bien del espectáculo
Por Héctor Campos