Quema más combustible y aporta más gases al flujo de aire
El motor Renault de 2011 está ayudando a los equipos cliente a ponerse al frente de las innovaciones en el ámbito crucial de la aerodinámica, según ha manifestado la propia marca francesa.

Renault Sport F1, que suministra idénticos propulsores V8 a las escuderías Red Bull, Renault y Lotus, desveló en un comunicado que sus motores quemaron "un 10 por ciento de combustible más de lo habitual" hace dos semanas en Melbourne.

La firma gala aseguró que su unidad RS27 es "extremadamente buena" en el área de consumo de combustible, lo que supone que sus pilotos pueden correr a plena potencia durante más tiempo en los Grandes Premios.

Además, ello implica "un mayor flujo proveniente de los escapes, que interaccionan con el difusor soplado", reveló el comunicado.

Desde que este tipo de difusores comenzaran a usarse el pasado año, los fabricantes de motores han ido perfeccionando nuevos mapas de motor que hacen que los gases de los escapes se generen incluso en las curvas, aunque el piloto no esté acelerando.

"Cuanto más combustible se queme, más gases de escape se producen y más 'downforce' se crea en potencia", señaló Renault.

En Melbourne, el piloto de Red Bull (motorizado por Renault) Sebastian Vettel venció tras partir desde la pole, mientras que el ruso Vitaly Petrov le acompañó en el podio.

"Renault sigue en la F1 para demostrar sus capacidades técnicas y el alto nivel de rendimiento, y este resultado justifica completamente la decisión de la compañía", aseveró el director técnico de Renault Sport F1, Jean-Francois Caubet.
Por Dani Pérez Corona