Contra el hipo más rebelde mastica uno o dos granos de pimienta sin tragártela. Es una medida un tanto drástica, pero efectiva.