Si padeces hipertensión el bacalao es un excelente pescado blanco que no nos aporta nada de grasa. Debes comprarlo desalado o dejarlo en remojo un par de días.