Una atractiva rubia de Irlanda, llegó al Casino.

Parecía estar algo borracha y apostó 20.000 Euros en una sola jugada a los dados.

En eso dijo: “Espero no se molesten, pero siento que tengo mas suerte si estoy completamente desnuda“

Así, se sacó toda la ropa, tiró los dados y gritaba “vamos! vamos! que mami necesita ropa nueva!”

Cuando el dado se detuvo, empezó a dar saltos y gritó “si! si! gané!”

Abrazó a los empleados, a cada uno de los jugadores, levantó sus ganancias, su ropa y partió rápidamente.

Todos se miraron boquiabiertos.

Finalmente uno de los empleados preguntó: “¿que número salió?”

El otro contestó : “No se, pensé que tu estabas mirando!”

LA MORALEJA DE LA HISTORIA…
No todos los irlandeses son borrachos,
No todas las rubias son tontas,
Pero todos los hombres… son hombres!!!