-‘Bendígame padre, porque he pecado. He estado con una chica ligerona’.

El cura preguntó:
-¿Eres tú, pequeño Luca Pagano?
-Si, padre, soy yo.


-¿Y quién es la chica con la que estuviste?
-No le puedo decir, padre, no quiero arruinar su reputación.

-Bien, Luca, estoy seguro de averiguar su nombre tarde o temprano, por lo que deberías decírmelo ahora. ¿Fue Tina Minetti?
-No puedo decirlo.
-¿Fue Teresa Mazzarelli?
-Nunca lo diré.
-¿Fue Nina Capelli?
-Lo siento, pero no puedo nombrarla.
-¿Fue Cathy Piriano?’
-Mis labios están sellados.
-Entonces ¿Fue Rosa Di Ángelo?

-Por favor, padre, no le puedo decir.
El cura suspira en frustración y le dice: -‘Eres muy discreto, Luca Pagano y te respeto por eso, pero has pecado y debes cumplir una penitencia. No podrás ser monaguillo durante los próximos cuatro meses. Ahora vete y compórtate.

Luca regresa a su puesto y su amigo Franco se le acerca y le susurra: -¿Qué conseguiste?

- ¡Cuatro meses de vacaciones y el listado de las mas putas de la parroquia!