El estrés continuado puede hacernos ganar peso. Cuando estamos nerviosos comemos de forma más compulsiva, en mayor cantidad y poco saludable. En esos momentos deja de lado los problemas y disfruta tranquilamente de la comida.