Ya lo avisó Montezemolo: "Esta F1 no va conmigo"
No es la primera vez que oímos a algún directivo de la Scuderia quejarse por la aerodinámica en la Fórmula 1. Primero fue Montezemolo el mes pasado, al afirmar que no le gustaba la aerodinámica porque "actualmente el 80% de los resultados dependen de la aerodinámica, lo cual es demasiado". Ahora, es Stefano Domenicali quien reabre el debate en la Fórmula 1 a causa de la afluencia despropocionada, según él, de la aerodinámica.

Ferrari reconoce que ha comenzado con mal pie esta temporada y parece que quieren excusarse con la aerodinámica. El pasado mes de abril Luca di Montezemolo reconocía en declaraciones a La Gazzetta dello Sport que "los túneles de viento funcionan todo el tiempo, pero en la Fórmula 1 también es importante la mecánica, los motores. Esta Formula 1 no va conmigo".

Pero estas declaraciones no son las únicas que se han escuchado desde la casa de Maranello. El director de la gestión deportiva de Ferrari, Stefano Domenicali, ha reconocido a la revista Auto Bild estar totalmente de acuerdo con las palabras de su jefe.

"En realidad, en la Fórmula 1 actual sólo hay desarrollo aerodinámico", ha argumentado Domenicali. "Es un 90% del rendimiento, que desde la perspectiva de un fabricante de automóviles como Ferrari es inaceptable".

"Si tuviéramos el mismo criterio para la Fórmula 1, no nos calificaríamos para las carreras. Por tanto hay un desequilibrio entre los coches de verdad y la Fórmula 1", insiste Domenicali. "El futuro del automóvil no está en la aerodinámica; sólo una pequeña parte de nuestro presupuesto (de coches de calle) va a ese área".

Además, Domenicali admite en Ferrari tradicionalmente no han sido los mejores en el campo de la aerodinámica, y rconoce que Adrian Newey en Red Bull marca la direferencia hoy en día. El de Ferrari advierte de que en la Scuderia están intentando ponerse al día con la introducción, entre otras cosas, de un ala flexible al estilo Red Bull.

En este sentido, el jefe de equipo de Ferrari se vio en la obligación de contestar ante la posible ilegalidad de dicha pieza: "Sólo hay una falta si el árbitro hace sonar el silbato", explica el italiano. "Mientras pase las pruebas de la FIA, no hay nada de malo. Así que tenemos que asegurarnos de que nuestra alerón frontal trabaje de la misma manera".
Por Maitane Santiago y Ana Zoe Marí