Los problemas del sistema se han solventado durante las vacaciones
Red Bull ha vuelto a mostrar su hegemonía en carrera. Con el primer doblete de la temporada, Sebastian Vettel y Mark Webber agradecen al equipo que haya trabajado tan duramente para solucionar los problemas del KERS. Su particular talón de Aquiles parece desvanecerse.

Tras un inicio de temporada marcado por la superioridad del equipo austríaco pero también por su ineficacia con el sistema de recuperación de energía, los vigentes campeones ya respiran tranquilos al haber solucionado el problema en las semanas de descanso de Semana Santa.

El Gran Premio de Turquía volvió a ofrecer un doblete de Red Bull, con Sebastian Vettel a la cabeza del pelotón y Mark Webber en segunda posición. Tal y como declararon los pilotos y los miembros del equipo, las tres semanas entre Shanghái e Istanbul Park las pasaron arreglando el KERS. Sin duda, un duro trabajo que les ha funcionado perfectamente.

"Mis felicitaciones al equipo. Para nosotros, los pilotos, quizá tres semanas supone algo de tiempo libre, pero para el equipo, ha supuesto trabajar muy duro. De la salida al final de la carrera no he tenido problemas, así que estoy muy muy contento", señalaba Vettel en la conferencia de prensa posterior a la carrera.

Por su parte, Webber afirmó que su KERS sufrió algunos problemas hacia el final de la carrera cuando luchaba con Fernando Alonso por la segunda posición. "Piloté para pasar a Fernando, tuvimos un pequeño problema que tuve que manejar pero el KERS ha ido muy bien hoy. Los chicos han hecho un gran trabajo", aseguraba el australiano.

Tras lo visto en Turquía parece que el KERS ha dejado de ser el talón de Aquiles de Red Bull. Pero seguramente será centro de exhaustas revisiones por parte de los miembros de la escudería para que los problemas del inicio de temporada no se vuelvan a repetir.
Por Cristina Díaz