Increible, el vehículo, apodado 'la Bestia' y fabricado a prueba de bombas, no ha podido sortear un pequeño desnivel a la salida de la Embajada de EEUU en Dublín.